miércoles, julio 7

La gran familia Odriozola

'Odriozolas' llegados de todo el mundo se reunieron el 4 de Julio en Loiola

Misa en la basílica de Loiola, exhibición de deporte rural en la explanada de la misma y comida. Todo normal, incluso puede ser un día cualquiera de celebración. Pero si decimos que la reunión cuenta con una peculiaridad, todos ellos se apellidan Odriozola de primero o segundo apellido, el carácter festivo adquiere otra dimensión.
La Asociación Cultural Familia Odriozola, dirigida por su presidente, el donostiarra Jose María Odriozola, ha posibilitado la cita. Casi un millar de Odriozolas reunidos, aunque «la economía ha afectado. Han venido pero no tantos como esperábamos», matiza el presidente.

Entre ellos, Antonio Odriozola Uranga, centenario, del caserío Altzaga-Saletxe, de Urrestilla, que recibió un pequeño homenaje en la posterior comida en el restaurante Kiruri donde se reunieron 600 comensales, o también Carlos Odriozola, catalán de 92 años.
«Mi hermano estuvo en la última reunión celebrada en 1991. A la familia nos interesan mucho estas reuniones y como mi padre no pudo venir, me animé», contaba Malena Arias Odriozola, una argentina residente en Alemania que viajaba por primera vez a Loiola y se sentía emocionada. «Es super emocionante. Apenas entré en la iglesia, me emocioné. A mi abuelo le hubiera encantado estar aquí».
El bisabuelo de Malena se marchó a Balcarce, Argentina, a finales de 1800. Allí nacieron sus 9 hijos. Uno de ellos, Jose Ignacio Odriozola, abuelo de Malena . Falleció hace 10 años pero «la familia siguió con la tradición y este verano, entre primos y familiares, nos hemos reunido alrededor de cien personas», contaba. Al igual que Malena, Odriozolas de Venezuela, Perú, Chile, Brasil. México o Francia se dieron cita en esta cumbre junto a otros de Madrid, Cantabria, Galicia o Cataluña.
Hubo quienes lo tuvieron más fácil y la crisis no ha sido motivo para no asistir a Loiola. Cómo no, los Odriozolas euskaldunes y sobre todo, azpeitiarras. Es el caso de la familia Odriozola Aizpuru, de Azpeitia. El padre, Manolo, junto a sus hijos Javier, Mikel, Jose Ignacio y Alberto, acompañados de sus esposas e hijos, se encontraban presentes. «Es un buen motivo de reunión familiar. Se lo hemos explicado también a los niños y nos parece una cosa bonita de la que formamos parte», comentaba Javier, uno de los hijos, a la salida de la misa concelebrada que presidió el padre don Manuel Odriozola Lesaca en compañía de varios sacerdotes apellidados también Odriozola. Incluso los monaguillos y los seglares que realizaron las lecturas pertenececían a la misma 'gran familia'.
Tras la misa, por deferencia del Ayuntamiento, se llevó a cabo una exhibición de deporte rural, con aizkolaris y harrijasotzailes. No faltaron los dantzaris y la foto familiar. La útima convocatoria se llevó a cabo en 1991. Antes se habían reunido en 1956 y en 1910. La de ayer era la cuarta y... ¡Que haya una quinta!
 Fuente: diariovasco.com

 
 

 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Publicar un comentario