martes, agosto 25

Los Acadianos...saben quienes son?

Hace unos dias leia sobre los primeros asentamientos en lo que hoy es Estados Unidos y Canada, siempre tratando de encontrar algun rastro de los BRAUM (o BROWN) y los YOUNG que integran mi arbol.
Me tope con los ACADIANOS.....si, leyeron bien, no sabia que existian, jamas habia ecuchado sobre ellos, asi que investigando un poco pude enterarme de esta gente que fue pionera en el norte del continente americano.
Acadianos, la etnia canadiense
Dentro de la amplia sociedad canadiense destacan sus etnias que se calculan en 100. Una de ellas son los Acadianos que son descendientes de los habitantes que vivían en los asentamientos franceses originales y que hoy son las provincias canadienses de Nueva Escocia, New Brunswick y la Isla del Príncipe Eduardo.

Su región fue Acadia y fue fundada cuatro años antes que Quebec en un área geográfica separada formado su propia cultura. El origen del nombre “Acadia” es incierto, pero se dice que habría sido utilizado por primera vez en 1524 por el explorador al servicio de Francia Giovanni da Verrazano.

Las crónicas también relatan que los acadianos fueron expulsados en 1755 por los británicos y muchos se asentaron después en lo que luego sería el estado de Luisiana, donde fueron llamados cajunes. Actualmente, ellos viven principalmente en las regiones del norte y este de New Brunswick, en la isla Miscou y en la isla de Lamèque, y una minoría en el sur y oeste de New Brunswick.

Sobre su cultura le comentamos que los acadianos hablan un dialecto del francés llamado francés acadiano; el inglés también está muy difundido. Por ejemplo, en Luisiana, los cajuns hablan inglés en su mayoría, pero muchos aún utilizan el francés cajun.



Como ven en la foto, la bandera de Acadia es tricolor, similar a la bandera de Francia pero con una estrella dorada en la banda azul, que simboliza a Nuestra Señora de la Asunción, patrona de los acadianos. En suma, son una comunidad my trabajadora y cuya actividad primordial es la agricultura y ganadería viviendo en los campos
.



Acadia

Si bien en el Siglo XVII las casas eran amplias y elaboradas, al mejor estilo francés de la época, los sucesivos ataques de los ingleses y las deportaciones con pérdida de sus bienes, influyeron más tarde en la construcción de casas más simples. Casi siempre hechas en madera, con el sistema de listones de madera cortados con hacha y apilados horizontalmente uno sobre el otro. Con pocas aberturas, eran armados con clavos de madera, pues los metálicos eran costosos y difíciles de conseguir. Los techos se cubrían con caña o con tablas de abeto. La chimenea era infaltable e importante. Se ubicaba en el medio o en un extremo de la casa, y allí se cocinaba. Muchas veces se le agregaba al costado un horno de pan. Tenían dos ó tres habitaciones y dos pisos, unidos por una escalera interior.

Si bien en Louisbourg había en 1730 construcciones de piedra, en el resto de la Nouvelle France se usaba sobre todo la madera. También eran de madera las casas de Saint Pierre et Miquelon, pero además allí se usaba en la puerta frontal un "tambor" para protegerlos del frío. En la parte posterior, siempre había una granja para sus cultivos y un establo para los animales.
El interior de las casas era amplio y confortable. En la parte inferior, había una gran habitación que era sala, cocina y comedor. En la parte superior se ubicaban las habitaciones de los padres y los hijos. Los pisos eran de madera y los techos con vigas. Los interiores se hacían casi siempre en madera de pino, por ser liviana y fácil de maniobrar. Los armarios con los utensilios se ubicaban en los rincones. En algún lado de la pared solía estar colgado un cuerno con pólvora y un rifle de caza. Los cofres servían para guardar las vestimentas o los utensilios, y también de silla.

LA DIETA DE LOS ACADIANOS

Se cocinaba en la chimenea de piedra, con el fuego de la leña. Comían carne de buey, pescados, puercos de la granja y pollos, así como gran cantidad de productos de sus cultivos: legumbres y vegetales, que se consumían por lo general hervidos. El pan era el elemento esencial de la dieta, y se hacía en hornos especiales. Guisos, estofados, y sopas aromatizadas con las hierbas de su cultivo: estragón, perifolio, perejil, albahaca, laurel. Las comidas eran bastante saladas, porque se conservaban en sal. En el otoño se mataban los animales (bueyes, puercos) para ser conservados para el invierno, y sólo se comían frescas las mejores partes, el resto se guardaba. Como platos frecuentes tenían el esturión cocinado a la salsa de pollo, o el arenque salado con papas hervidas o grilladas. Comían bastante bacalao, salmón, y anguila. También comían patos, ocas, perdices y caribúes. En primavera se recolectaban todos los frutos del bosque: manzanas, frutillas, grosellas, frambuesas. Y durante todo el año tenían sus propios árboles con cítricos. La vajilla, los utensilios, los vinos, los tés y las melazas venían de Francia.

LA VIDA EN LOS CICLOS DEL AÑO: Los inviernos duraban 5 ó 6 meses, y durante mucho tiempo la nieve cubría todo. Las tormentas de nieve eran frecuentes. Al comenzar el otoño, la llegada del frío era marcada por las tareas necesarias para la subsistencia: preparación de las semillas y los cultivos, matanza de animales, preparación de jaleas obtenidas de frutos del bosque, conservación del pescado. Durante el invierno se vivía más en los interiores, los hombres cuidando los animales y las mujeres preparando las vestimentas con la lana, las telas y las pieles de animales obtenidas en primavera. Al llegar la primavera, todos volvían a sus tareas: la cosecha, la recolección de frutos del bosque, y el inicio de la pesca, que duraba todo el verano.

LAS MEDICINAS:

Los mayores problemas de enfermedades venían traídos en los barcos que llegaban de todo el mundo, por el comercio marítimo: la peste, la viruela, la disentería, el tifus y otras enfermedades contagiosas. La tasa de mortalidad infantil era alta, provocada por infecciones. Los males más frecuentes, tratados con la medicina del siglo XVIII, eran los resfriados, la gripe, los problemas dentales, los abcesos y las úlceras.Tenían cirujanos civiles y militares, y boticarios.
Algunos remedios o curaciones frecuentes de la época: Para el mal de la garganta: poción de miel de rosas (hervir pétalos de rosas en agua azucarada), o aplicar arenque salado a la garganta. Para el mal de los oídos: aplicar jugo de cebollas saladas o soplar humo en la oreja. Para dolor de muelas: enduír el diente enfermo en estiércol de vaca o en vinagre. Para los ojos enfermos: aplicar azúcar blanca en los ojos.

RELIGION Y FOLKLORE: El elemento principal de la cultura acadiana era su religión católica, con profundo sometimiento a la autoridad del Papa y a la Virgen María. Las iglesias y los sacerdotes mantenían la conservación de las costumbres y el cuidado de la moral, y hasta intervenían en los litigios particulares. Los feriados religiosos eran respetados, y todos los actos civiles de la comunidad eran registrados y celebrados por la Iglesia. La Iglesia también archivaba cuidadosamente los documentos civiles, para controlar que no hubiera demasiados casamientos entre parientes cercanos, situación inevitable en las comunidades pequeñas.

El folklore y las leyendas estaban influenciados por antiguas leyendas europeas y los cuentos e historias de los indios de la región, así como por los extranjeros llegados en los barcos y los leñadores con sus cuentos de los bosques.

TEXTILES Y VESTIMENTAS:

Desde el principio, la lana y el lino fueron los principales materiales usados para la fabricación de ropa. Hacia fines del siglo XVIII incorporan el algodón. Durables, simples, sus vestimentas fabricadas a mano ofrecen una gran libertad de movimientos. En los vestidos mantienen normas tradicionales: a cada uno, según las normas morales y sociales de la época, le corresponde un hábito; quien quiera distinguerse por sus ropas será sancionado por las normas religiosas. Los hombres siembran el lino en Mayo, y proceden a la tintura de las pieles de oveja y de bovinos almacenadas desde el invierno. Las mujeres hacen el trabajo de cardado, del hilado, y la terminación de las ropas.En sus ropas más tradicionales, siempre predomina el negro y el rojo. En su contacto con los indios de la zona, los Micmaqs, los acadianos aprenden la fabricación de un calzado que se hará famoso por siempre: el mocasín.

VIDA COTIDIANA Y FAMILIA:

La familia era el pilar sobre el cual se basaba toda la comunidad acadiana. Típicamente compuesta de padre, madre, y muchos hijos, era el centro de transmisión patrimonial y cultural de la comunidad. El matrimonio era la forma de extender la red comunitaria y conservar la subsistencia. El promedio de matrimonios era entre gente de más o menos la misma edad, generalmente el hombre unos pocos años mayor que la mujer. Las mujeres no se casaban tan jóvenes como en Francia, (donde en esa época encontramos muchas casadas a los 16 años), sino, por lo general, después de los 20 años de edad. Pero pasados los 25 años de edad, si quedaban solteras, debían resignarse a su papel de tías o encontrar una vocación religiosa. El paso a la adolescencia estaba dado por la Gran Ceremonia de la Comunión, que se hacía a los 14 años para las niñas y a los 16 para los varones. Es de destacar que cuando una joven pareja se casaba, toda la comunidad contribuía a construir su nuevo hogar, aportando los materiales y el trabajo.

En su vida cotidiana, todos tenían sus tareas: las mujeres se ocupaban de mantener el fuego de la chimenea, traer el agua potable, cocinar y lavar los utensilios. El hombre salía al mar, al campo o al bosque, y cuando estaba en la casa alimentaba los animales del establo y lo limpiaba, o se encargaba de las reparaciones de emergencia. Cuando él estaba afuera, la mujer hacía las tareas del hombre.
Originalmente, fue fundada en 1604 por los primeros colonos franceses llegados a América del Norte, en el área en la que hoy están las provincias canadienses de Nova Scotia y New Brunswick. Cuando Pierre Du Gua de Mons llega con un grupo de 80 hombres, entre ellos el cartógrafo Samuel de Champlain a la Île Sainte-Croix, ya el territorio estaba desde hacía miles de años habitado por los indios micmacs y abenakis, quienes se vuelven aliados y amigos de los colonos. En 1605 de Mons y Jean de Poutrincourt fundan Port Royal, (hoy Nova Scotia) que será el primer establecimiento francés permanente en América del Norte y la capital de la Acadia por más de un siglo. A partir de 1613, cuando se produce el primer ataque inglés, los acadianos son permanentemente agredidos por Inglaterra. Los ingleses estaban interesados en la enorme riqueza pesquera de la zona y en el desarrollo agricultural y ganadero que los acadianos estaban logrando, junto con un importante comercio de pieles. A partir de 1630 numerosos colonos franceses llegan y Port Royal crece en importancia. Acadia forma parte de un gran imperio colonial que se llama la Nouvelle France y cuya capital es Quebec, pero mantiene su propia administración y autonomía, con centro en Port Royal. Desde 1690 los ataques ingleses son cada vez más intensos (los ingleses eran los vecinos en las colonias de América del Norte y Francia estaba muy alejada para defenderlos) hasta que, por el Tratado de Utrecht en 1713, Francia cede a Inglaterra toda la Bahía de Hudson, la Acadia y Terranova. Sólo conserva las colonias francesas vecinas de Île Saint-Jean y de Île Royale. Francia tiene entonces que consolidar su presencia en la región para proteger su importante industria pesquera, y funda en la Île Royale, (hoy Cap Breton) una sólida fortaleza militar: Louisbourg. Los trabajos de construcción de Louisbourg comienzan en 1720. Y caerá para siempre en poder de los británicos en 1758.

.Fuentes:http://genbriand.blogspot.com
http://humanidades.uprrp.edu
http://absolut-canada.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario