sábado, agosto 15


Unir generaciones, 
una actividad familiar

Muchas veces pensamos que la historia familiar es una actividad reservada para cuando estemos entrados en años, retirados y con mucho tiempo libre. Sin embargo, podemos vivir experiencias muy especiales trabajando en ella juntos, como familia. Sea que se trate de la búsqueda de datos, de procesar los mismos o colaborar desinteresadamente en beneficio de generaciones futuras, el espíritu de Elías puede acercar los corazones sin tener en cuenta edades. Todos pueden dar su aporte. Como ejemplo de ello,dos niñas de Argentina, vieron en el FamilySearch Indexing su oportunidad para colaborar. Desde su temprana edad, han hecho de la indexación uno de sus pasatiempos favoritos sintiéndose más unidas a sus padres.


Karen Costanzi, tiene 10 años de edad y pertenece al barrio Parque Avellaneda de la Estaca Buenos Aires Liniers, de Argentina. Desde hace mucho tiempo ve a sus padres trabajando activamente en la historia familiar, usando las muchas e importantes herramientas que hoy los miembros de la Iglesia tienen para tal fin. Al ver a su padre trabajando como voluntario en el FamilySearch Indexing, también quiso dar su aporte. Se inscribió y, sin importarle estar en sus vacaciones de verano, trabajó dedicadamente durante enero y febrero del corriente año indexando datos. 
Desarrolló una gran habilidad en lo que es la lectura de letras manuscritas bien complicadas y en muy poco tiempo ha indexado una gran cantidad de nombres del Censo de 1869 de Argentina.
Su padre, Jorge, que disfruta de la actividad con su hija, dijo: "A Karen le gusta mucho indexar y está muy automotivada. Muchas veces nos "consultamos" uno a otro y se está transformando en la "especialista" de la casa. A veces ella o yo tenemos que dejar de indexar por algun motivo, entonces en vez de grabar y dejarlo para otra ocasión, nos ayudamos mutuamente y acuñamos la frase: 'Te debo/me debés un lote....' y así intercambiamos las responsabilidades". 
Sabiendo de las muchas horas que los jóvenes y niños pasan frente a la computadora, Jorge Costanzi valora el interés de su hija en ser voluntaria como indexadora junto con él. 
Sobre su meta de indexar treinta minutos todos los días, Jorge dice:
"Dedicar el tiempo a indexar me hace muy feliz, ya que poner esos nombres a disposición de cualquier persona, miembro de la Iglesia o no, usando los medios con que el Señor nos ha bendecido, me llena de gozo. También, al indexar datos de personas de Córdoba, nos hace sentir de alguna manera más cerca de nuestro hijo Javier, que está cumpliendo su misión en esa zona. Al final sentimos que estamos haciendo un servicio a la misma gente a la que nuestro hijo está sirviendo. También me hace sentir muy bien saber que al estar indexando datos estoy aprovechando mucho mejor el tiempo que viendo televisión o leyendo, solo como un entretenimiento."  
Karen Costanzi trabajando 
en el FamilySearch Indexing 

Ruth Diana Elisa Rodríguez, de 9 años de edad, es una niña que siempre se ha destacado por su enorme energía, por ser talentosa, alegre y desinhibida. Ha practicado danza, karate, música, inglés, gimnasia artística, natación, informática e Internet y también piensa estudiar guitarra. A pesar de estar siempre muy ocupada con sus estudios, actividades y diversiones, ha desarrollado un especial interés por la historia familiar. 
Su mamá, Viviana Santillán de Rodríguez, es la directora del Centro de Historia Familiar del Distrito Roque Saenz Peña, Chaco, Argentina, y dice en cuanto a Ruth: "Cuando fui llamada como Directora del Centro de Historia Familiar, ella comenzó a acompañarme. Estudió conmigo las lecciones del Nuevo FamilySearch. Cuando se fijó el día para habilitarlo para todos los miembros del país, estuvo esperando las 0:00 hs para inscribirse, pero no pudo porque el sistema le requería ser mayor de 12 años (ella tenía 8). Su desilusión fue grande y, si bien entendió que todo tiene su tiempo, cada tanto lo reintenta por las dudas."

Su interés por prestar servicio en esta área de la obra no disminuyó. Por el contrario, fue aumentando su nivel de compromiso y se convirtió en una ayuda importante para su madre en su llamamiento.  
Viviana y su hija Ruth, indexando


Ruth Diana Elisa Rodríguez
 Siempre que puede, Ruth la acompaña al Centro y ayuda a los asistentes a inscribirse en el Nuevo FamilySearch o en el FamilySearch Indexing; les enseña a ingresar los datos, a completar los cuadros genealógicos, los registros de grupo familiar y a colocar los microfilms en la lectora. 
Sin embargo, su actividad no queda allí. Aun con 9 años, y con la supervisión de su madre, Ruth es una precoz voluntaria en el FamilySearch Indexing. 
"Comenzó a trabajar con el FamilySearch Indexing conmigo. Luego, ella misma se inscribió como voluntaria; trabajó con el Censo de México, los registros de Nicaragua y, desde hace un tiempo, con el Censo Argentino de 1869. Una vez, indexando encontró un apellido conocido. Me comentó que tuvo una impresión muy fuerte que esa persona tenía algo que ver con ella, un antepasado. Hasta ahora no le hemos encontrado la relación, pero no dudo que será como dijo"--dijo Viviana. 

El Espíritu de Elías no sólo tiene que ver con nuestros antepasados. Tiene que ver también con acercar el corazón de los padres a los hijos y de los hijos a los padres en esta vida. Las experiencias que podemos vivir en forma personal y familiar al involucrarnos activamente en esta obra tienen un alto contenido espiritual y afianzan nuestra relación eterna como familia.
El élder J. Richard Clarke dijo: “Alex Haley, el famoso autor de Raíces, dijo: ‘En todos nosotros existe una profunda hambre por conocer nuestro linaje, por saber quienes somos y de donde venimos. Sin ese conocimiento ennoblecedor, sentimos nostalgia y, no obstante lo que logremos en la vida, existen en nosotros un vacío y una inquietante soledad’.
Por medio de la historia familiar descubrimos el árbol más hermoso de la creación: nuestro árbol genealógico. Sus numerosas raíces se remontan a la historia y sus ramas se extienden a través de la eternidad. La historia familiar es la expresión extensiva del amor eterno; nace de la abnegación y provee la oportunidad de asegurarse para siempre una unidad familiar.”
(Élder J. Richard Clarke, Liahona julio de 1989, pág.69) 


Fuente:http://www.lds.org.ar/noticias2009/noti_200903/info_notiloc_200903_02.htm
 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Publicar un comentario