lunes, agosto 10

Holandeses II


La ciudad de Buenos Aires, fue el primer punto que tocaron los holandeses que llegaban
entre 1888 y 1890. Su puerto, el principal del país, era y debía ser el paso obligado para la
inmigración ultramarina no sólo de holandeses sino también de otras nacionalidades. Sin
embargo, muchos holandeses fueron llevados al interior de la Provincia de Buenos Aires y

asentados en comunidades agrícolas como Tres Arroyos, San Cayetano o 9 de Julio


En este punto es necesario distinguir entre aquellos holandeses que ya se habían radicado
antes de 1889, de aquellos que llegaron en ese período. Los primeros, pertenecían a
una elite compuesta por hombres de negocios, diplomáticos, ingenieros, y arquitectos reconocidos
tales como por ejemplo: J.A Walldorp, quien diseño el Pabellón Argentino de la
Sociedad Rural, JJ Doyer, quien elaboró los planos de la estación Once, y E Folkers quien
construyera el edificio del club Español, entre otros. Por otro lado, ya en 1875 se encontraba
funcionando el consulado holandés en Buenos Aires, pero como señala Gerardo Oberman
(2001b:2) “pero aquellos que una mañana de 1889 descendían por fin de su hogar flotante y
afirmaban sus pies a orillas del Río de la Plata, no pertenecían a este grupo privilegiado”.
En efecto, en su mayoría agricultores y jornaleros estos inmigrantes fueron reconducidos a
zonas agrarias tales como Tres Arroyos, Santa Fe, Chaco, Entre Ríos, 9 de Julio, Mendoza
etc.
Muchos de ellos, no tuvieron éxito en su colonización agrícola y por diversas causas debieron
regresar a la ciudad para luego volver a su país. Otros, se asentaron en los partidos en
la Boca, Barracas, Quilmes o Avellaneda tras el duro revés que habían sufrido en el interior.
Los primeros intentos de instalación de fábricas en esa zona, daban trabajo a algunas de estas
familias. Hacia 1890 las condiciones económicas del país eran preocupantes. Oberman
señala (2001c:3) “el costo de vida crecía, el poder adquisitivo bajaba y el salario ganado
trabajando a veces hasta 12 horas por día, a duras penas alcanzaba para alimentar a la
familia. Eso en el caso, de que el padre de familia tuviese trabajo, ya que la gran recesión
había dejado un incalculable número de desocupados”.
 
 
Es en ese mismo año, 320 familias holandesas provenientes de diversos centros agrícolas
llegan a la ciudad de Buenos Aires, para exigir al entonces Cónsul General L. Van Riet medidas
concretas para remediar su situación, no en pocas cantidades algunos decidían exigir
su repatriación.
Lamentablemente, no podemos precisar en números la cantidad de personas o familias
que se volvieron a asentar en Buenos Aires tras fracasar sus intentos en el interior del país.
Algunos provenían de la Provincia de Buenos Aires, otros de zonas más lejanas como  Chaco o Mendoza, donde habían sido enviados para trabajar la tierra. En las grandes ciudades
como Buenos Aires, algunos se ocupaban en las obras que habían sido emprendidos por
los arquitectos e ingenieros de esa nacionalidad que ya se encontraban en marcha. Otros,
como en Rosario se avocaban a trabajos portuarios bajo las ordenes de las firmas “Ackermans”
y “Van Haaren” (Oberman G, 2003:75).
 
Como producto de la vida de los holandeses en Buenos Aires, se funda en el año 1900 la
Iglesia Reformada de Buenos Aires, y posteriormente la Nederlandse Vereniging (Asociación
holandesa). Esta última, fundada alrededor de 1920, organiza diversas reuniones todos
los primeros miércoles de cada mes en el bar porteño Van Koning ubicado en la calle Baez
325, y distribuye una revista en idioma neerlandés llamada “blad Nederland” con una tirada
de 350 ejemplares publicados ocho veces al año. En la actualidad, la colectividad cuenta
con un número de setenta a cien asociados, todos ellos descendientes de los holandeses que
decidieran asentarse en la ciudad de Buenos Aires y sus alrededores.
La cámara de Comercio Argentino Holandesa, fundada en 1919, es una entidad sin fines
de lucro con personería jurídica propia para la protección los intereses comerciales de todos
sus asociados; por último la Asociación Argentino-Neerlandesa de Ex becarios, la cual promueve viajes de intercambio para realizar estudios superiores y trabajos de investigación en lo académico y comercial.

Los holandeses en Rosario
En una de nuestras comunicaciones con la Casa de Provincia de Santa Fe en Buenos
aires, se nos comunicaba que no se habían registrado asentamientos o colonias netamente
holandesas en la provincia. Que de hecho, de haberlas en el pasado, habían sido migraciones
espontáneas para formar parte de colonias formadas mayoritariamente por otras nacionalidades
como italianos, alemanes, españoles y otros. De haber emigrado y formado parte
de otras colonias, iba a ser muy difícil poder saber algo de los holandeses. Mucho menos,
intentar imaginar como habían llegado hasta allí. A esto se sumaba el hecho de que la mayoría
de los registros de inmigración del puerto de Rosario estaban desaparecidos, perdidos
o destruidos y poco se sabe de ellos.
De la ciudad podemos decir que en lo que respecta a su crecimiento y su relación con
fenómeno migratorio había mucho de similar a Buenos Aires. Según el censo de 1869 había
26.169 habitantes, en 1895 la cifra se acercaba a unos 90.000 y para 1914 hablábamos de
225.000 habitantes. Francis Korn (2004b: 23) señala “el ritmo con que creció Rosario en
todas las dimensiones hizo que la capital de la provincia, Santa Fe, pareciera tradicional y
rezagada en el tiempo [...] en 1914 Santa Fe, aunque creció, llegó a tener sólo un cuartote
la población de Rosario”. Este pauta daba indicios que el asentamiento de holandeses en la
ciudad no tenías muchas diferencias de aquel que ya hemos narrado para con Buenos Aires.
Por un lado, un grupo minoritario de grandes empresarios y personalidades como los directivos
de las firmas “Ackermans” y “Van Haren”; y por el otro un grupo más empobrecido
que volvían del interior del país tras haber fracasado en las colonias. También teníamos
conocimientos de una Iglesia Reformada que aún cuando disuelta en la actualidad, daba
indicios que algún tipo de colectividad había estado funcionado en la zona. Se trataba de la
“Hollandsche Christelijke Gereformeerde Kerk” de Rosario. Ésta se había formado en el 23 de junio de 1893. Sin embargo, no tardaría mucho tiempo en suscitarse algunas divisiones
de tipo ideológico. Por un lado, los que seguían los preceptos tradicionales de la Reforma,
por el otro aquellos que autonombrados disidentes cuestionaban su monótona existencia.
Por el lado de la Iglesia Instituida estaban: W Helder, P Olthoff, A Struis, J Hoogstra, C Van
Poepelen, B.G Harmstra, J Nieuwenhuize entre otros; por el lado de los disidentes sus figuras
eran: P Wiersma, J Okker, J Van Ijseldijk, S Postma, J Leegstra y R Pouwels entre otros.
Los disidentes, eran minoría y se estimaba que del conjunto de 250 feligreses solamente
formaban un grupo de 50 (Oberman G, 2003: 89). Según el censo de 1895 había unos 405
holandeses viviendo en esta ciudad, para los años que vendrán algunos hablaran de un grupo
de 700 a 800 holandeses conviviendo en la ciudad con otras nacionalidades

Los holandeses en Tres Arroyos
A diferencia de Rosario, la comunidad holandesa más grande del país se encuentra actualmente
ubicada en la ciudad de Tres Arroyos, al sur de la Provincia de Buenos Aires. Sin
embargo, no queda muy claro ¿Cómo llegaron los holandeses a esta zona? En el año 1989,
con motivo del centenario de la primera migración holandesa a Tres Arroyos, la embajada
Real de Los Países Bajos auspició una publicación titulada 100 años de Holanda en Argentina.
Muchos de los datos, que daremos a continuación fueron extraídos de esa publicación.
Los primeros holandeses en llegar, lo hacían provenientes de Buenos Aires, a donde
habían estado en forma temporal esperando para su reubicación. Muchos de los inmigrantes
provenían de provincias como Frisia y Groninga, su especialidad era la agricultura.
Las promesas propagandistas del gobierno de Roca impulsaban a que muchas familias
holandesas se aventuraran hacia estas tierras. Una vez arribado al puerto de Buenos Aires
fueron alojados en el Hotel de inmigrantes y trasladados por tren hacia el interior de la
Provincia. Así llegaban los primeros holandeses a Tres Arroyos, desde donde partían las
carretas hacia los campos de Don Benjamin del Castillo (Micaela de Cascallares) y el establecimiento
“La Hibernia” de Enrique Butty, cerca de lo que hoy es Nicolas Descalzi.
Entre las primeras familias que arribaron a esta zona estaban los Banninga, Blom, Dekker,
De Vries, Ebbens, Eveleens, Gysel, Hemkes, Jansen, Kalle, Kerkhoff, Klink, Kloosterman,
Knollinger, Lehman, Minaarde, Noordermeer, Otto, Pluis, Smit, Van Dam, Van
Dijk, Van der Molen, Van Der Ploeg, Van Waarde, Verdonschot, Visbeek, Wilgenhoff, Wisse,
Zijlstra y Zwedig entre otros.
Estas familias comenzaron a trabajar en los “campos de colonización”, donde a cada
familia se les daba cincuenta hectáreas de tierra. La principal dificultad estaba en conseguir
las semillas y los elementos de labranza que por ese entonces escaseaban. La lucha por sobrevivir fue una dura prueba para ellos, vivían en casas de barro tapadas con cuero de vaca,
su alimentación a base de carne y maíz a las cuales no estaban acostumbrados, y el total
desconocimiento del idioma español complicaron aún más su adaptación. La ausencia de
una organización apropiada para la colonización y todos estos problemas provocaron que
muchos se dirigieran hacia Tres Arroyos y San Cayetano. Doña Adelaida Pluis de Zijlstra
afirma “Comunicarse, romper la barrera del idioma era un diario desafió, es decir, aprender
la lengua que se hablaba en ésta especie de segunda patria. Cuando aprendían una
nueva palabra en castellano, la repetían infinidad de veces hasta aprenderla de memoria.
En cierta oportunidad llegó un jinete a investigar algo, pero no pudieron entenderle lo que
había dicho. Sólo transcurrido algún tiempo, entre la gente de mayor edad, dedujeron que
los había saludado con un “buen día”. Muy pronto todos habían aprendido a decir “buen
día”.
A esto se sumaba el surgimientos de diversas epidemias, sequías y plagas que complicaban
aún más el panorama, al respecto Francis Korn (2004b:36) señala “la vida cotidiana
se vio afectada reiteradas veces por epidemias de cólera (la de Tucumán en 1887 fue de
particular intensidad), sequías y plagas de langosta. Para combatir éstas últimas no había
muchos remedios, salvo, quizás, la fe”.
Los primeros que se acercaban a Tres Arroyos se fueron asociando lentamente a través
de la Fe Calvinista. Como resultado de ello, se fundó el 27 de Abril de 1908 La iglesia Reformada
de Tres Arroyos encabezada por el pastor Van Lonkhuysen. El 8 de junio de ese
mismo año, se lleva a cabo el primer Consejo Eclesiástico con la presencia de Juan Dekker,
Juan Blom y Luís Pluis y Jacobo Ebbens como diáconos. En sus comienzos, la iglesia funcionaba
en la casa del propios Juan Pluis hasta que en el año 1943, se trasladara a la calle
Maipú 475. El apego a sus pautas religiosas, fueron uno de los factores fundamentales que
preservó la identidad de la colectividad holandesa en Tres Arroyos. En nuestros días, la Iglesia
del Centro posee más de quinientos feligreses, entre confesantes y bautizados. Además
de celebrar sus cultos en idioma neerlandés y español, se forman diversas actividades que
la mantienen en comunión con la población local. Entre ellas se destacan las reuniones de
matrimonios, de coros y catecismo o la escuela bíblica para niños.
En el año 1925, el pastor Sonneveldt anunciaba el encuentro con otra nueva migración
de holandeses que intentaba probar suerte en la Argentina, tras las duras condiciones económicas
que vivía su país. Llegaban así entre 1924 y 1925 los Bakker, Boonstra, Bruines,
Douma, Groenenberg, Karraij, Mulder, Ouwerkerk, Peetdom, Shening, Terlouw, Van der
Horst, Van der Sluis, Van der Velde, Van Strien, Veninga, Verkuyl y Waterdrinker, muchos
de ellos procedentes de Haarlemmermeer. Estas famlias se establecieron en zonas de San
Cayetano donde fueron recibidos por los descendientes de holandeses de la primera migración
como la familia Zijstra y Olthoff. La llegada de estos holandeses, dio nuevo impulso a
la vida de la colectividad holandesa de la zona

Fuente: www.eujaen.es



15 comentarios:

  1. Hola soy Yanina Christianse, mis tatarabuelos, Jacobo Christianse y Dina Schreyben, vinieron de Holanda y me gustaria encontrar referencias acerca de su arribo a Argentina y/o familiares... Mi correo es yaelch_2007@hotmail.com

    ResponderEliminar
  2. Hola!, soy Yanina Minnaard, mis bisabuelos eran Marta Zweedyjk, y Santiago Minnaard, s{e que la familia Zweedyjk llegó a Argentina en octubre de 1889, pero de la llegada de Santiago Minnaard no tenemos ninguna referencia. Mi carreo es yminnaard@hotmail.com, ojalá puedan ayudarme.

    ResponderEliminar
  3. Hola!Mi nombre es Veronica Eveleens. Mi abuelo se llamaba Jacobo Eveleens y nacio en un barco que venia de Holanda pero bajo bandera argentina. Vivian en la calle Roca 868 de Tres Arroyos. Quien sabria informarme algo mas de mis ascendentes? Me gustaria mucho saber. Muchas gracias

    ResponderEliminar
  4. Hola y disculpen, Soy otra vez Veronica Eveleens, olvide dejar mi correo electronico para que se comuniquen si es que saben algo mas de la flia. de mi abuelo. Creo que el llego a Argentina alrrededor de 1890. Muchas gracias.
    vleonardelli@hotmail.com

    ResponderEliminar
  5. hola soy nieta de jose bakker y martha tiel de balcarce.pcia de bs as.......necesitamos saber si hay parientes de ellos en la argentina...

    ResponderEliminar
  6. me llego el rumor de que en tres arroyos se reunen para algunas fechas importantes

    ResponderEliminar
  7. HOLA SOY IVANA VAN DER MOLEN Y MIS TATARABUELOS LLEGARON DE GRONINGEN HOLANDA, EN EL AÑO 1882 Y SE LLAMARON PEDRO VAN DER MOLEN BRONGERS CASADO CON BERNARDINA YAGER TREEP, ELLOS TENIAN 10 HIJOS DE LOS CUALES SON:TOMAS VAN DER MOLEN,PEDRO VAN DER MOLEN,HERMINIA,HELENA,NICOLAS,BELARDINAJUAN.JOHANA...MI ABUELO VINO DE EL PRIMER ARBOL DE TOMAS VAN DER MOLER QUIEN SE CASO CON ELENA BUCHHOLZ Y TUBIERON 9 HIJOS: ELVIRA,MATILDE,EMMA, ANNA ALFERDO INES,TOMAS,OSVALDO,AUGUSTO; MI PAPA NACIO DE ALFREDO VAN DER MOLEN Y SE CASO CON HILDA ABURTO,QUIENES ENGENDRARON A MI PADRE ALFREDO VAN DER MOLEN Y QUIEN SE CASO CON LIDIA GUILLIBRAN:MIS PADRES ACTUALES QUIENES NOS TUBIERON A MI Y HERMANO UNICO QUE SIGUE EL APELLIDO EN ARG.:BORIS C. VAN DER MOLEN Y YO IVANA Y. VANDER MOLEN.SALUDOS ivanavandermoler@hotmail.com

    ResponderEliminar
  8. YO COMO TODAS ESTAS PERSONAS,TAMBIEN SOY NIETA DE HOLANDESES,DARE EL NOMBRE DE MIS ABUELOS TAL VES ALGUIEN PUEDA CONTARME.CUANDO LLEGARON A ARGENTINA Y DE QUE LUGAR DE HOLANDA.MI ABUELO ERA GERMAN ZIJLSTRA Y LA ABUELA MARGARITA DE VRIES,MI CORREO ES mir_ta_palermo@hotmail.com

    ResponderEliminar
  9. hola mi nombre es Jonathan Noordermeer tengo 20 años y quisiera saber si alguien podia ayudarme a saber quien fue la persona de apellido noordermeer que vino a la Argentina,saber que seria mio,porq hasta donde se mi abuelo era argentino y de ahi para atras nose nada mas de la familia,me intriga mucho saber mis origenes,muchas gracia! cualquier data es de ayuda.
    Mi correo es jonyk_91@hotmail.com

    ResponderEliminar
  10. Soy Celia Miran van de Velde, mis bisabuelos holandeses vinieron a Argentina,posiblemente, en 1863 y se dedicaron con dos goleta a transportar " guano" desde Chile y Perú a Holanda. Tengo partidas de nacimiento y actas de matrimonio. Estuve en Holanda en 1998, pero no pude acceder a tener una entrevista con el Embajador argentino Dr. Davéredè. Y en una semana no puede saber más. Mi bisabuelo era Federico van de Velde y su hermano, Guillermo, ambas viajaban en dos goletas o indianos, una que zozobró se llamaba " Jean Amelie" Agradezco toda información. Soy escritora editada en Argentina y Alemania. Saludo atentamente, celia

    ResponderEliminar
  11. Hola Soy Alejandra mis bisabuelos vinieron de Holanda a San Cayetano eran Tomas Brouwer y Amalia Nodermer,mi correo vargasbam@hotmail.com

    ResponderEliminar
  12. Gabriela Van Schaik20 de marzo de 2012, 15:55

    Hola, soy bisnieta de holandeses, tengo entendido que vinieron dos hermanos Van Schaik en un barco, uno de ellos se llamaba Gerardo. Aqui se casaron con dos hermanas criollas y de cada matrimonio nacieron mis abuelos (que eran primos entre si).
    Agradecere si alguien tiene mas informacion sobre Gerardo o su hermano.
    Gabriela Van Schaik de Mar del Plata.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola.Me llamo Claudio y soy de Rosario y estoy buscando informacion igual a la tuya ya que mi bisabuelo se llamaba precisamente Gerardo y se caso con una criolla, como decis vos. No tengo mucha informacion ya que mi madre , una de sus nietas, fallecio hace un tiempo. Cualeuier informacion que tengas al respecto,te agradeceria que me la envies a claudiofenglish@hotmail.com .Desde ya te agradezco enormemente.

      Eliminar
  13. Hola soy Mauro Van Schaik y me gustaria conocer mas acerca de la llegada de la familia Van Schaik a Argentina en el año 1989, si me podes conseguir informacion te agradeceria mucho.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  14. Clarisa Van de Velde21 de mayo de 2012, 15:53

    Hola, soy Clarisa Van de Velde, bisnieta y nieta de Federico Van de Velde.
    Se que llegaron en el año 1976 en el buque Jeanne Amelie, propiedad de mi bisabuelo.
    Si alguien tiene alguna información agradecería contactarme a mi mail: clarisavan@gmail.com
    Gracias

    ResponderEliminar