miércoles, junio 16

La unión de Darwin con su prima




Un equipo de investigadores de la Universidad de Ohio (EEUU) y de la de Santiago de Compostela (USC) ha logrado constatar genéticamente que el alto índice de enfermedades y mortalidad entre los hijos
Retrato de Charles Darwin / ABC
Retrato de Charles Darwin / ABC


Un equipo de investigadores de la Universidad de Ohio (EEUU) y de la de Santiago de Compostela (USC) ha logrado constatar genéticamente que el alto índice de enfermedades y mortalidad entre los hijos de Charles Darwin se debió a la consanguinidad, ya que éste se casó con su prima Emma Wedgwood. Esta es la principal conclusión de un estudio publicado en la revista BioScience y que avala las sospechas de Darwin al respecto.
Curiosamente, Darwin, del que se celebró, el año pasado, el bicentenario de su nacimiento, fue el primer investigador que comprobó científicamente los efectos perjudiciales de la consanguinidad; y lo hizo con experimentos en plantas.


Según el catedrático de genética de la USC Gonzalo Álvarez, paradójicamente, a Darwin le preocupaba si sus hijos podrían haber tenido problemas biológicos por su matrimonio. Álvarez ha recordado que el autor del libro "El origen de las especies", tuvo diez hijos, de los que tres se murieron antes de los diez años, una de ellas de tuberculosis y otro de escarlatina.
"Hemos investigado si las sospechas de Darwin, de que el matrimonio con su prima había sido un inconveniente desde el punto de vista biológico, estaban fundadas", ha relatado este científico. Para ello, los investigadores realizaron una genealogía extensa de Darwin, luego calcularon el coeficiente de consanguinidad y, además, estudiaron la mortalidad infantil hasta los diez años de 25 familias vinculadas a Darwin y Wedgwood.
Unos datos y otros los cruzaron en ordenador y constaron que, en este caso, a mayor consanguinidad, mayor mortalidad infantil. "Nos hemos encontrado que aquellas familias con más grado de consanguinidad tenían una mayor mortalidad de los niños hasta los diez años", ha detallado Álvarez, quien ha remachado que la intuición de Darwin queda "confirmada y acreditada".
Susceptibles a la tuberculosis En concreto, este catedrático ha explicado que la consanguinidad de los hijos de Darwin era "relativamente alta, del 6 por ciento". Esto quiere decir que el 6 por ciento de su genoma estaba en homocigosis (la secuencia de un cromosoma es exactamente igual a la secuencia del cromosoma homólogo), lo que produce efectos perjudiciales, tal y como está acreditado en estudios en diversas especies.
La conclusión de este estudio de Darwin también coincide con los datos actuales, que señalan que los hijos de primos hermanos tienen, como media, una mortalidad hasta los diez años mayor, en torno al 4 por ciento, aunque, tal y como ha recordado Álvarez, hay niños de este tipo de matrimonios a los que "no les pasa nada".
Además, hay datos recientes que demuestran que estos hijos tienen una mayor susceptibilidad para contraer enfermedades infecciosas, entre ellas la tuberculosis, lo que "encaja" con la causa de muerte de una de las hijas de Darwin.
Álvarez es la primera vez que publica un estudio sobre Darwin, y lo ha hecho con Francisco Ceballos, de la UCS, y con Tim M. Berra, de la de Ohio. El pasado año, Álvarez y Ceballos publicaron otro trabajo en el que constataban, con el mismo método que en éste, que la dinastía de los Austrias se extinguió por una cuestión de consanguinidad. 
3-5-2010 21:08:46

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Publicar un comentario