martes, septiembre 22

La ciudad salva la casa de Liniers

Defensa del patrimonio / Instalarán el Museo de la Reconquista

Un proyecto de la Legislatura sugiere la venta de tres inmuebles desactivados para comprar el sitio histórico

Martes 22 de setiembre de 2009 | Publicado en edición impresa

Susana Reinoso
LA NACION

La Legislatura porteña allanó ayer el camino para que el gobierno de la ciudad compre la casa de Liniers y el edificio lindante de la Editorial Estrada, que fue escenario de la reconquista de Buenos Aires durante las Invasiones Inglesas.

La compra del complejo, que incluye la casa colonial, en el barrio de Monserrat, se facilitaría por la venta de tres inmuebles ?uno baldío?, según recomienda la Legislatura en un proyecto aprobado con el apoyo de casi todos los bloques en la comisión de Cultura y que será tratado pasado mañana en el recinto. Así, el gobierno porteño podrá obtener la mayor parte de los US$ 2,3 millones requeridos para adquirir la propiedad.

El inmueble, declarado monumento histórico nacional, será sede del futuro Museo de la Reconquista. Allí se instalará, además, el Instituto Histórico, la Dirección de Patrimonio y el Archivo de la ciudad, hoy diseminados en distintos edificios.

Ver Casa de Liniers en un mapa más grande

El dictamen de la comisión de Cultura, que preside la legisladora peronista Inés Urdapilleta, reunió a todo el arco político, con excepción de Patricia Walsh, que votó en disidencia. El ministro de Cultura, Hernán Lombardi, anticipó a La Nacion que, una vez aprobado el proyecto en el recinto, impulsará la venta de los tres predios ubicados en avenida Rivadavia 1545 y en Pringles 340/342, valuados en unos US$ 2 millones, de acuerdo con estimaciones inmobiliarias. Esos terrenos fueron seleccionados por la Dirección de Patrimonio, a cargo de Liliana Barela.
Un sitio con historia

La casa de Santiago de Liniers ?construida a fines del siglo XVIII por su suegro, Manuel de Sarratea? se ubica en Venezuela 469 y la ex Editorial Estrada, en Bolívar 463, en un conjunto arquitectónico de 3003 m², en la misma manzana.

"Es importante que en 2010, año del Bicentenario, haya en Buenos Aires un Museo de la Reconquista, porque aquellos acontecimientos fueron el germen de la Revolución de Mayo", dijo Urdapilleta a La Nacion.

Lombardi puso de relieve que la iniciativa de la Legislatura "es una muestra de que la cultura puede convocar todas las expresiones de la ciudad para realizar un anhelo colectivo". Dijo que, apenas se apruebe en el recinto la propuesta de las legisladoras Urdapilleta y Teresa Anchorena, de la Coalición Cívica, el Ejecutivo enviará un proyecto de ley para que, en un segundo paso, el órgano legislativo autorice la venta de los inmuebles.

Según una tasación del Banco Ciudad, la casa de Liniers y el edificio de la ex Editorial Estrada tienen un valor de US$ 2,3 millones. El predio de la avenida Rivadavia 1545 es un terreno baldío de 1542 m² y los dos inmuebles de la calle Pringles, hoy usados como depósitos por el Archivo Histórico, tienen 306 m² y 345 m², respectivamente.

Mientras la estimación del valor de mercado del primero oscila entre US$ 1.200.000 y 1.550.000, los otros dos están tasados entre US$ 280.000 y US$ 265.000 cada uno. Lombardi subrayó: "Lo más rico de esta iniciativa es que la ciudad se desprenderá de bienes que no utiliza para recuperar algo clave de nuestra historia".

La iniciativa, que declara el interés por la venta de los inmuebles oficiales y la compra de la casa de Liniers, es un paso para avanzar en un asunto que, a comienzos de este mes, salió a la luz pública, al conocerse una carta del Instituto Histórico Santiago de Liniers, en la que se anunciaba la venta de la casona colonial.

Como anticipó La Nacion, allí se hizo pública la oferta de venta de la casona de Monserrat, a partir de que el gobierno porteño se retiraba de la puja por la compra, dadas las restricciones presupuestarias.

La noticia provocó muchas reacciones entre los vecinos, dado que se trata de un edificio con protección estructural y de gran valor histórico, pues allí se firmó la capitulación del comandante de las tropas inglesas, William Carr Beresford, en presencia de Santiago de Liniers, en 1806

2 comentarios:

  1. Lo que no se explica en la nota es por qué Patricia Walsh votó un dictamen de minoría. Y la razón es que la tasación de los inmuebles que se resuelve vender no la hizo el Banco Ciudad tal como establece la legislación en vigencia sino que se invocaron precios de mercado consultados informalmente con inmobiliarias de la zona. Asi no se maneja el dinero de la ciudad.

    ResponderEliminar
  2. Nunca fué " la Casa de Liniers", era de su suegro Martín de Sarratea (padre de Manuel , el del Triunvirato de 1811.
    Martín de S. era el bisabuelo de mi abuela Catalina de Sarratea de Casares.

    http://www.lanacion.com.ar/829737-la-reconquista-hace-200-anos

    ResponderEliminar