viernes, agosto 21

Los Arabes en Argentina


El segundo apellido de mi marido es ADE, segun mi suegra descienden de una familia sirio libanes...pero...nadie sabe si es tan asi
El mas antiguo de los ADE que tenemos noticias es de ALBIANA ADE, quien muriera en Mendoza en el año 1899, y luego de su hijo que se llamaba Gervasio y posiblemente haya nacido en Rosario de Tala, Entre Rios (miramos los rollos pero no hay nada) y muerto tambien en Mendoza.
Se comenta que doña ALBIANA ADE habria vivido en Tucuman, pero no hay datos concretos.
Buscando, buscando me encontre con los primeros arabes que llegaron al pais.

ARGENTINA SIGLO XIX Y PRINCIPIOS DEL XX . LA INMIGRACION , LOS ARABES Y ASPECTOS DE SU HISTORIA, CULTURA Y CIVILIZACIÓN
Roberto Ale actualiza ,engrosa y presenta este trabajo, cuya estructura histórica en parte es tomada del libro: " Influencia del pueblo árabe en Argentina" del Dr Santiago Peralta.

ARGENTINA , TIERRA VIRGEN POBLADA POR EL ABORIGEN Y EL GAUCHO. LA LLEGADA DE LOS EUROPEOS Y EL FIN DEL CAMPO ILIMITADO Y LA HACIENDA CIMARRONA.

LOS PRIMEROS ARABES LLEGAN DESDE EL EX IMPERIO OTOMANO, ERAN SIRIOS Y LIBANESES, CRISTIANOS Y MUSULMANES... EMPEZABAN TRABAJANDO COMO PEONES Y AL POCO TIEMPO YA ERAN PEQUEÑOS COMERCIANTES. LLEVABAN SU NEGOCIO A CUESTAS, INVENTARON EL CREDITO CON LIBRETAS Y PROGRESARON COMO COMERCIANTES DE RAMOS GENERALES, SIENDO LOS PRECURSORES DE LOS SUPERMERCADOS.

Tierra virgen poblada por el aborígen y el gaucho. Choque de culturas. El nativo ve de la noche a la mañana a un invasor armado de palas, azadas, arados y alambres para cercar...De hecho comienza a desaparecer el campo ilimitado y el ganado salvaje.

El nativo es jinete tan hábil con el caballo como el beduino con el camello, es un pastor que sabe trabajar la hacienda, oficio que hereda de sus antepasados. El extranjero en cambio no sabe cabalgar y desconoce el manejo de los animales cimarrones..Dos prototipos representando dos épocas, el gaucho como continuando lo pastoril y el gringo inaugurando la nueva época de la agricultura.

Contra esa corriente fue imposible resistirse, todo giraba alrededor de las máquinas, el arado, los motores y un ímpetu desenfrenado del gringo.

El gaucho, o se adaptaba a esa nueva filosofía en sus pampas, o emigra. Deciden abandonar el suelo al extranjero y buscan otros rumbos.

Comienzan a surgir los pueblos y las colonias con otro tipo de organización social.

La gente que llegaba al puerto de Buenos Aires tenía características distintas a la del pueblo desplazado, no solo de organización y cultura, sino también de tipo humano.

Para entrar a la Argentina de esos tiempos no hacía falta pasaporte y era común que una familia traiga a otra y así practicamente aldeas enteras se trasladaron a nuestro país, esparciéndose de norte a sur y de este a oeste de estas ricas llanuras pampeanas. Tenían ventajas y privilegios sobre el mismo nativo, no tenían cargas militares, ni cívicas. Ante cualquier problema que pudiera surgir, tenían un Cónsul de su propio país que los protegía.

El gaucho nuestro queda en manos de jueces y comisarios de campaña, sujeto a actitudes mezquinas y caprichosas, a injusticias y despojos.

Los gringos se lanzan al trabajo con una pasión incontenida, y en poco tiempo se van apropiando del campo en que trabajan y además hacen fortuna, lo que los va habilitando a intervenir en la vida colectiva nacional. Sus hijos nacidos en nuestro país son argentinos.

El acceso a la enseñanza crea una mentalidad muy por encima de la del chacarero,que comienza a ver con mucho interés las ventajas de la vida en las metrópolis. Se traslada a la ciudad, comienza a actuar en política y se radica definitivamente, no volviendo al campo salvo de visita, evitando una continuidad que hubiera sido muy provechosa para la explotación de nuestro suelo.

La inmigración europea era cada vez más numerosa y en Italia se comentaba mucho el fenómeno América "donde se juntaba la plata en las calles de a paladas". Los libaneses que andaban por Europa no tardan en escribir a sus paisanos y de allí se embarcan para este continente. Por consiguiente esta noticia fue como un reguero de pólvora entre los árabes...

La corriente inmigratoria procedente del ex Imperio Otomano la formaban árabes libaneses y sirios, cristianos y musulmanes. Son por lo general campesinos, jornaleros, agricultores y braseros, que fueron motivados por las noticias que le llegaban de América y además por las ofertas de trabajo que las empresas ferroviarias inglesas y francesas estaban haciendo en sus respectivos países, para realizar labores de jornaleros en el tendido de vias ferroviarias en distintos lugares de Buenos Aires y el interior del país.

Una vez en la Argentina se incorporaban como peones, y en el corto lapso de tiempo, en que aprendían a decir algunas palabras en español, aprovechando algunos días de descanso por lluvia o falta de materiales en la empresa, conseguian comprar con lo ahorrado algunas mercaderias de tienda o mercería y salían a vender por los barrios o los pueblos cercanos.

Llegaron como peones de pala y pico y en corto lapso de tiempo prosiguieron como buhoneros y pequeños comerciantes, de férrea voluntad y de notable disciplina.

No son de elegir solamente las ciudades, muchos prefirieron el campo y es así que se fueron estableciendo en la mayoría de los pueblos, principalmente donde corrían los trenes y en éllos fueron verdaderos pioneros. Sus comercios eran instalados en el campo y a veces en la pampa, constituyéndose en referenciales, cuando edificaban en un cruce de caminos reales. La gente decía por ejemplo "Del boliche de Jacinto hacia el sur unas cinco leguas" o "de lo del turco Abraham debe seguir hasta el monte de algarrobos y de allí hasta el rio".

Fueron los primeros en cargar la mercadería al hombro y salir a las campañas, fueron los primeros en usar la libreta para los créditos y fueron los que llevando elementos de primera necesidad para la gente del campo, acercaban la civilización a quienes no conocían o no usaban elementos como los peines, el jabón, el talco, las colonias, la tela para sábanas, las puntillas, los botones , las toallas, etc.

El oficio y sus elementos de trabajo lo llevaban a cuestas, tal es el caso de don Moisés Hasne en San Francisco de Córdoba, lo cual le daba mayor predicamento a su recorrida de una vez al mes, ya que no solo lo esperaban para comprar los artículos de tienda y mercería sino para el corte el cabello de las damas, los caballeros y los niños. En esos primeros años del siglo XX las mujeres se cortaban el pelo en las peluquerias de hombres y muchas señoras o señoritas.

Don Moisés Hasne aprendió a hablar el piamontés como idioma de la campaña y el español para manejarse en la ciudad. Fue y es en la actualidad hombre de consulta de nietos o bisnietos de piamonteses, en cuanto a lo idiomático,cultural e histórico. Esto fue común en muchos paisanos que según la zona que habitaron aprendieron el idioma autóctono. El quichua en Santiago del Estero y el guaraní en Corrientes resultaban más fáciles de aprender para el árabe, que el idioma castellano o español.

Los árabes llegan desde finales del siglo XIX y principios del XX y se van instalando en cuanto pueblo o ciudad elijan, esto ocurre en todo el territorio nacional desde Usuhaia a Jujuy y desde Entre Rios a las provincias de Cuyo. Los árabes se encariñaban al país, si no habían traído esposa árabe o no conocían alguna paisana aquí, eligen una mujer del lugar, puede que sea nativa, criolla, o hija de inmigrantes españoles, italianos o de otro origen .No debemos dejar de decir que muchos se instalaron en pequeños pueblecitos en zonas montañosas, otros en los montes de las provincias norteñas para la explotación de la madera, los postes o el carbón. Tuvieron hijos y a todos le enseñaron a querer y respetar la Argentina. Y a pesar que el amor por su tierra lejana les desgarraba el pecho, adoptaron este suelo para siempre. El respeto por su bandera azul y blanca, por el servicio militar, por el estudio que desde la escuela primaria fue libre y gratuiro, haciendo incapié en lo moral y social a lo cual se le daba mucha importancia, fueron premisas fundamentales en la educación del hijo de árabe. Aquí no encontraron tiranias, ni persecusiones políticas ni religiosas. Practicaron la fe que querían y vivieron de su trabajo.

Es conveniente antes de seguir avanzando, hacer una breve incursión por lo racial, a efectos de conocer algo más sobre el árabe que tiene características propias; como ser el cabello ondulado y negro, barba abundante y negra , naríz alta, piel morena, desde el blanco mate hasta el casi negro, según el ambiente en que viva. Cuerpo musculoso y seco.

Hay dos divisiones: sedentarios y nómades. Son de caracter arrogante, apasionados, fogosos, de inmaginación viva e inteligencia clara. Son de aspecto agradable, mirada firme y planta arrogante; piel tersa y delicada en la mujer, labios carnosos, maxilar inferior alargado, cejas marcadas y bien delineadas, frente alta, pies y manos no muy grandes, bien proporcionados de cuerpo y equilibradas las extremidades con el cuerpo, ojos brillantes y negros.

ROBERTO MUSTAFA ALE-MARZO DEL 2004-SANTA FE-ARGENTINA

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Publicar un comentario