lunes, agosto 3

El primer Cementerio de Disidentes de Buenos Aires 1821 1833

Por Carlota Rauscher *

La mayor parte de los habitantes de las Provincias Unidas del Río de la Plata profesaba la religión católica, apostólica y romana, herencia recibida de los tiempos de la colonización española. Por "disidentes" se conocían, durante el siglo XIX en el que ya encontramos un número considerable de extranjeros residiendo en Buenos Aires , a los individuos que profesaban una religión diferente, que en su mayoría eran "protestantes" (1) pertenecientes a las colectividades británica, norteamericana y alemana. Los primeros sobre todo, se constituyeron en las primeras décadas, en un grupo relativamente importante.

Si bien los disidentes se habían integrado a la sociedad porteña, enfrentaban el serio problema de no contar con cementerio propio, ya que les estaba vedado ser inhumados en los lugares denominados "consagrados", esto es los templos católicos y los camposantos anexos.

¿Dónde y cómo se realizaban los entierros de los no católicos? Según versiones no confirmadas, se efectuaban en las barrancas del río, posiblemente en la zona del Retiro. Esto resultaba inseguro por lo ilegal, quedando además expuestos a las crecientes del estuario.

Bajo el gobierno de Martín Rodríguez, su ministro de Gobierno y Relaciones Exteriores, don Bernardino Rivadavia, aporta su experiencia en Europa concretada en ideas innovadoras al respecto. Una nueva mentalidad, más liberal, agregada al peso que, por número e influencias, poseía ya la comunidad británica establecida en Buenos Aires, permitió que, hacia 1820, la solicitud referida al otorgamiento de un solar adecuado para realizar las inhumaciones de los protestantes, encontrara una favorable acogida.

El pedido fue resuelto mediante la adjudicación de una parcela, naturalmente alejada del centro de la ciudad, en la zona conocida entonces y ahora , como del Retiro.

El Cementerio protestante

El terreno en cuestión medía 17,5 varas de frente por 73 de fondo, (2) contando con una capacidad de 178 sepulturas. Se hallaba ubicado sobre la calle juncal, entre Suipacha y Esmeralda (3) donde hoy se alza un hotel, al costado de la iglesia del Socorro, siendo características en la zona las quintas.

Su costo fue de 700 pesos reunidos por suscripciones, las que resultando insuficientes dentro de la comunidad británica, fueron requeridas también a la norteamericana, fuertemente representada, y a la todavía reducida pero creciente de los alemanes.

Entre estos últimos, fue importante la intervención del comerciante Juan Christian Zimmermann, radicado en Buenos Aires desde 1817 que, realizando generosos aportes, facilitó la incorporación de la colectividad en este primer cementerio de protestantes. En la lista de aportantes figura asimismo Luis Vernet, quien sería más tarde gobernador de las islas Malvinas, perteneciente a una familia de origen hugonote (4) que provenía de Hamburgo.

Una vez concretada la adquisición, el terreno fue rodeado por un muro, comenzando su uso en 1821 con entrada sobre la calle juncal. En el centro se construyó una pequeña capilla, que puede ser considerada la primera del culto protestante establecida en la ciudad. Según descripciones, poseía un pórtico de estilo dórico, y descontamos que el lugar contaría con vivienda y depósito para su cuidador.

A menudo suele confundirse este enterratorio con otro, provisorio, de carácter público, habilitado en 1853 cuando, debido al sitio de Buenos Aires por las fuerzas del coronel Hilario Lagos, no fue posible utilizar el cementerio de la Recoleta. También se encontraba sobre Juncal, pero entre Carlos Pellegrini y Cerrito.

Volviendo al que nos ocupa, existe en el Museo Saavedra un plano denominado "Buenos Aires con sus vistas principales..." que deja perfectamente asentado este punto, ubicándolo como "Cementerio protestante" vecino a la iglesia del Socorro. Se trata de una litografía firmada Ant° Vallardi, impresa en Milán.

El entorno

La iglesia del Socorro es una de las más antiguas de Buenos Aires. Iniciada como modesta capilla pasada la primera mitad del siglo XVIII, con su correspondiente camposanto lindero (conocido como "del Socorro") según costumbre de la época, se construyó sobre tierras que donara Alejandro del Valle, un español que poseía una quinta en las proximidades.

Desde 1769 en que se constituyen las primeras seis parroquias que resultaron de la división eclesiástica de la ciudad, el templo dio su nombre a la que le correspondiera en suerte.

Las características de esta zona, como dijéramos apartada y poco habitada, pero con un paisaje cuya vista se abría al río, facilitó el asentamiento de numerosas quintas, que darán su particularidad al lugar.

Se denominó "del Retiro" por una importante residencia de ese nombre, situada en la actual plaza San Martín, construida por el gobernador español Agustín de Robles, sobre tierras que pertenecieran a Miguel de Riglos. Cuando el gobernador retornó a España en 1704, la enorme casona pasó a manos de diferentes compañías de tratantes de esclavos, que fueron desalojadas del lugar hacia 1787.

Juncal era una estrecha callejuela que desembocaba en la plaza de toros del Retiro, terminada de construir en 1801 por el Virrey del Pino. Afectos los españoles a este tipo de entretenimientos, los días de fiesta era lugar de concentración de numeroso público. De construcción octogonal, fue la más grande y famosa con que contara Buenos Aires. Algunas de las calles que llegaban a ella como Florida y Maipú , fueron empedradas con material proveniente de las canteras de la isla Martín García.

En 1807, durante las invasiones inglesas, un grupo de combatientes de esa nacionalidad utilizó la calle Juncal para llegar a la plaza de toros, donde se libraría el cruento combate deletiro. Desactivada y demolida en 1819, (5) ya no existía cuando se habilitó el cemente¬rio en sus cercanías.

In memoriam

Muchos seres anónimos encontraron su último reposo en el cementerio de la calle juncal. Todos merecen nuestro respeto, pero de algunos, más conocidos por diversas circunstancias, haremos una breve síntesis para su recuerdo.

Entre los primeros inhumados de origen alemán encontramos a Helene Halbach, esposa de Juan Christian Zimmermann, fallecida en 1824. Acotemos que sus restos fueron despedidos por un religioso norteamericano de la Sociedad Bíblica, hecho inusual, ya que no teniendo los alemanes aún su propia congregación, lo habitual era la lectura de un texto sagrado entre los presentes, o simplemente se rezaba. La Congregación Evangélica Alemana se crea recién en 1843, época en que llega al país el pastor A. L. Siegel. El periódico porteño en idioma inglés "The British PackeC anunció en 1843 la creación de la congregación y la realización del primer acto de culto en idioma alemán. A partir de esa fecha se sientan las bases para disponer de un templo propio, que se inauguró en 1854 en el terreno de Esmeralda 162, donde aún se encuentra.

El joven marino de origen escocés Francis Drummond, muerto en el combate naval de Monte Santiago en abril de 1827, a los 24 años, fue sepultado en el cementerio luego de grandes honores en la comandancia de marina. Su lápida se encuentra hoy en el Museo Naval de Tigre. La historia recuerda la trágica desaparición de su prometida, Eliza Brown, que se suicidara a los 17 años de edad por el dolor que le causara la muerte de Francis. Le acompañó en este cementerio y, sobre su sepulcro, sus padres (6) hicieron esculpir una losa con la siguiente leyenda:



Una especial mención merece James Bevans (1777 1832), quien llegó desde Inglaterra a Buenos Aires contratado en 1822, siendo el primer director del recién creado Departamento de Ingenieros Hidráulicos. Rivadavia le encargó la "composición del puerto", pero su idea nunca se llevó a la realidad. Bevans trabajó intensamente en las servicios de agua potable, iluminación a gas, dragado y defensa del río, entre otras muchas actividades y proyectos. Falleció en esta ciudad, y por su condición de protestante era cuáquero ,fue inhumado en este cementerio.

César Augusto Rodney (1772 1824) fue un norteamericano arribado a la ciudad en 1817. Su consejo al presidente James Monroe para que reconociera la independencia argentina fue aceptado, recibiendo en 1822 el nombramiento de ministro plenipotenciario. Falleció encontrándose en funciones, lo cual motivó un acto trascendente en el pequeño cementerio de la calle juncal. El monumento con urna funeraria en su homenaje se encuentra en el atrio de la Catedral Anglicana San Juan Bautista, ubicada en la calle 25 de Mayo 282.

Al frente del cortejo de Rodney se encontraba el diplomático norteamericano John Murray Forbes (1771 1831), llegado al país en 1820. Sus detallados informes sobre los problemas de la Argentina de entonces fueron recopilados en el libro "Once años en Buenos Aires". Fallecido en 1831, también fue inhumado en nuestro cementerio. Su monumento funerario, un pequeño obelisco de piedra, fue trasladado años después al sector recordatorio del cemen terio de la calle Hipólito Yrigoyen (hoy plaza 1 ° de Mayo), y cuando en 1892 se estableció el cementerio disidente de la Chacarita, fue nuevamente mudado. Se lo puede encontrar en el sector británico, rodeado de otros monumentos y placas provenientes del anterior. La inscripción es de casi imposible lectura por la erosión del tiempo, pero es reconocible su nombre.

En ese mismo predio del cementerio Británico se encuentra la lápida de James Faunch, inglés fallecido en 1828 y también proveniente de la calle juncal. Es recordado como propietario del "Hotel de Faunch", lugar muy concurrido por la colectividad británica, donde se realizaban banquetes y agasajos, situado en pleno centro, 25 de Mayo y Rivadavia, en el entonces llamado "barrio inglés".

Friederich Schmaling, comerciante alemán fallecido en 1833, fue uno de los últimos inhumados en este cementerio.

Hoy un desconocido, era en sus tiempos un serio competidor de los importadores textiles ingleses. Su comercio estaba ubicado en la calle Reconquista 141. Fue gran amigo de Rivadavia y su asesor económico privado. Le ayudó durante su exilio, por lo que el primer presidente de los argentinos siempre tuvo palabras de elogio y agradecimiento hacia él.

Unico durante doce años para la comunidad protestante de la ciudad, el cementerio de la calle Juncal dejó de utilizarse en el año 1833 al colmarse su capacidad, quedando abandonado hasta 1840. Ese año se derrumbó circunstancialmente una medianera, y una vez reparada se alojó en la antigua capilla a cuidadores con el fin de evitar los posibles ultrajes y robos a los monumentos que allí se encontraban.

Las exhumaciones de los restos se iniciaron recién en 1884, por iniciativa y bajo la supervisión de William Downes, destacado integrante de la comunidad británica en Buenos Aires.


Notas

1. A principios del siglo XVI, un monje alemán llamado Martín Lutero (1483 1546) encabezó un movimiento cismático dentro de la Iglesia Católica, que fue el primer episodio de la Reforma. La actuación de Lutero se transformó en una verdadera revolución, por la que fuera condenado por la Iglesia. Desde el castillo de Wartburg impulsó y organizó con firme voluntad y convicción durante toda su vida la nueva iglesia que le tuvo como jefe espiritual. Como consecuencia de estos acontecimientos "protestantes", como se los denominó, surgieron en tiempos sucesivos tres nuevas iglesias: la luterana, la calvinista y la anglicana, a la que pronto se agregaría la presbiteriana, todas coincidentes en negar la autoridad de los pontífices romanos. También, bajo la óptica de estos últimos, fueron denominados "herejes".

2. Aproximadamente 15 por 63 metros.

3. En todos los casos, damos la denominación ac¬tual de calles y plazas.

4. Los hugonotes eran calvinistas del norte de Francia, duramente perseguidos, y reprimidos en 1572 en la denominada "Masacre de San Bartolomé", lo que motivara su exilio hacia países protestantes.

5. El marino inglés Emeric Essex Vidal (1791 1861) realizó hacia 1817 una vista de esta plaza de toros.

6. Su padre era el almirante Guillermo Brown (1777 1857) marino católico irlandés de destacada actuación en la historia naval argentina. Sus restos se encuentran en el cementerio de la Recoleta, donde hoy le acompañan los de su hija. Este mausoleo fue declarado monumento histórico nacional. Su madre, Eliza Chitty de Brown, fallecida a avanzada edad, fue inhumada en el cementerio de disidentes de la plaza 1ro. de Mayo, donde una placa la recuerda.

Bibliografía

* "SCHMIDT, Hermann, "Historia de la Congregación Evangélica Alemana, 1843 1943" (en alemán), Buenos Aires, 1943.

* DEL SOLAR, Josefina , "Retiro, apuntes sobre la historia de Buenos Aires", Ediciones La Gaceta del Retiro, Buenos Aires, 1999.

* PEREZ AMUCHASTEGUI, Antonio J., "Crónica Histórica Argentina", tomo 111.

* DEL CARRIL, Bonifacio, "La trata de negros en el Retiro", nota en diario "La Nación", del 17 31988.

* DE PAULA, Alberto S.J., "La zona bancaria de Buenos Aires y su arquitectura, 1822 188W, editado por el Archivo y Museo del Banco de la Provincia de Buenos Aires, 1985.

* CAILLET BOIS, Teodoro, "Historia Naval Argentina", Buenos Aires, 1929.

* DE HASTINGS, Ch., "Cementerio Británico: Comenzó en un estrecho terreno cercado", monografía en inglés, 1966.

* AAVV "El Socorro: su historia y tradición", folleto.

* AAVV "Deutsche in Argentinien, 1520 1980", editado por el Club Alemán de Buenos Aires, Imprenta Alemann SRL, Bs. Aires, 1981.

* AAVV "Arquitectura en la Argentina 18101850", N° 6, EUDEBA, 1980.

* "Buenos Aires nos cuenta", revista N° 10, noviembre de 1985.

* "La Gaceta del Retiro", N° 20 (1997) y N° 31 (1998), periódico vecinal.


* Este artículo fue publicado en “Historias de la Ciudad – Una Revista de Buenos Aires” (N° 9, Mayo de 2001),

Fuente:Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires.

1 comentario:

  1. no sabia toda esta historia del cementerio de Recoleta, me encanto saber un poco mas ya que cuando visite buenos aires quede encantada

    ResponderEliminar