martes, abril 30

Sergio Robles un apasionado por la historia de su ciudad
En la edición de hoy conocemos la vida de uno de los destacados historiadores de la ciudad de Zárate, Sergio Robles. Este zarateño conocedor de la historia mundial, de argentina pero sobre todo le apasiona saber, tratar de conocer e investigar cómo fue el pasado de su ciudad natal. Docente desde hace más de 10 años, continúa perfeccionandose a tal punto de que hace poco tiempo comenzó con una maestría en historia, integra también un grupo de investigadores de la Universidad de Buenos Aires. Varias obras de su autoría integran la colección “Historia de Zárate de la Asociación Amigos del Museo”. Una entrevista imperdible a una personalidad destacada de nuestra ciudad.
  • Fotos (2)
  • imagen_2
  • imagen_1
  • imagen_2
  • imagen_1
1
de
2
En esta sección dominical conocemos la vida y trayectoria laboral del historiador zarateño Sergio Robles.
Nació en Zárate, rodeado por todo el cariño que recibió de su familia durante su infancia siendo hijo único. Creció junto a las interesantes historias que le contaba su abuelo, es así como se despierta la pasión por conocer y saber cómo fue el pasado de nuestra comunidad. Docente con una basta trayectoria en el ambito educativo local aún hoy continúa perfeccionandose. En la intimidad de su hogar recibió a EL DEBATE y nos transmitió su pasión por el pasado que jamás debe dejarse de lado.

¿Cómo fue su infancia?Muy linda. Fui feliz, muchos juegos. Recuerdo estar con mis abuelos maternos, ellos vivían en una zona rural me gustaba mucho estar en contacto con la naturaleza. Esto fueron los primeros años de vida. Luego más adelante, pienso en mis amigos, la escuela, los chicos del barrio, la barranca, porque siempre viví acá en esta casa. Siempre andaba recorriendo y explorando el terreno más próximo.
¿Dónde hizo la primaria y secundaria?La escuela primera la hice en la escuela 10, la cual le guardo un cariño muy grande. Después la secundaria en la Escuela Nacional que también le tengo un gran cariño. Más adelante en 1987 estudié el profesorado en Historia en el Instituto 15 de Campana que egresé como tal. Para después hacer la licenciatura en la misma carrera en la Universidad de Luján. Actualmente estoy presentando una tesis de maestría en Ciencias Sociales en lo que hoy es la UNLU.
¿Qué actividad realiza?Estoy dentro de un grupo de investigación de la Universidad de Luján en un proyecto que coordina algunos historiadores y se trata sobre el litoral rioplatense en el periodo de 1801 a 1821 sobre la guerra y la confusión de los pueblos.
¿Cuándo nace esta pasión por la historia?Desde que tengo uso de razón, siempre me gustó la historia. El pasado. Quizás haya ejercido una influencia mi abuelo materno que le encantaba muchísima especialmente la Historia Argentina, tenía una memoria prodigiosa. La familia de mis abuelos es muy antigua en el País, y dichos relatos que me decían me encantaban, vivencias que venían desde la época de Rosas, así quedaba fascinado por investigar la genealogía que quizás sea mi especialidad. Me agarró una gran curiosidad en conocer e investigar las raíces.

¿Cómo fue creciendo su gusto por la Historia?A los 9 años me encantaban las novelas históricas, todo lo que era el pasado romántico como Walter Scott un escritor que me atrapaba. En la adolescencia me agarró el gusto por investigar, aprender y consultar la historia local, me acuerdo que cuando iba a la biblioteca me la presentaban como una verdadera reliquia porque fue editada en 1948 y con una tirada muy limitada y había muy pocos lugares que poseían esos volúmenes.

¿Cuál es la importancia de saber la historia para la sociedad?Yo creo que la importancia de conocer el pasado, es que nos prepara para enfrentar al presentar y poder construir un buen futuro más sólido. Porque en definitiva la historia es la experiencia acumulada por una sociedad determinada, y eso nos marca los aciertos y los errores. Por eso, si la historia tiene una utilidad, los dirigentes que tienen responsabilidad en una sociedad es fundamental conocer el pasado para saber los errores y aciertos que se cometieron y así tener un esperanzador futuro a construir, ¿no? Nosotros desde el presente tenemos que interrogar al pasado sobre esas cosas que nos inquietan y obtener de él determinadas respuestas. Es como recurrir a una caja de herramientas.

Personalmente, ¿la historia que le permitió conocer?Conocer el pasado es un gusto personal. Pero fuera del placer que a uno le puede causar leer sobre historia, sin dudas, abre la mente y nos permite comprender muchas cosas que ocurren en el presente. Y también estar prevenidos que pueden ocurrir en el futuro. Creo que ese es el gran mensaje de la historia, por lo menos en la creencia personal.

Llevando la historia a lo educativo, ¿hay cierto interés en los jóvenes? En general hay un cierto interés pero cada vez es más difícil que se interesen en el pasado, por distintas circunstancias. En las aulas uno observa, no necesariamente hay mayor desinterés hoy que ayer, sino que es más como tandas, depende de algunos grupos y también depende del docente como motivarlos y hacer gustosos algunos temas. Pero en general es una tarea que hay que abordarla con mucha responsabilidad porque es muy importante la formación que se hace en los jóvenes.

En las escuelas, ¿se habla sobre la historia local?Al nivel de educación primaria, en cuarto año, se ve en el programa la historia local. En cuanto a lo que se refiere a mí cuando enseño Historia Argentina trato de relacionar acontecimientos que hayan ocurrido en Zárate con el objetivo de darle una dimensión más cercana, más concretas a hechos que parecen como lejanos y remotos, la historia local ofrece una información muy interesante y rica, muestra un proceso de integración de un pueblo que crece progresivamente.

Acá en Zárate tenemos una pieza arquitectónica importante como lo es la Quinta Jovita…Sin dudas que es así. La ciudad ha ido perdiendo con el tiempo y el “progreso” parte de su patrimonio arquitectónico. Pero por suerte los zarateños podemos contar con este ejemplo único que fue la antigua casa de los De La Torre y que desde 1995 funciona el Museo y Archivo Histórico Municipal Quinta Jovita. Para nosotros es un orgullo tenerlo que es tan especial sobre todo cargado de historia.

¿Ha escrito libros de historia?Sí. La primera publicación justamente se hizo auspiciada por diario EL DEBATE que fueron las efemérides zarateñas del Siglo XX, un trabajo sencillo pero más que nada tenía la finalidad de darle una utilidad a aquellos que buscaban un dato puntual. Posteriormente salieron trabajos que me han dado muchas satisfacciones que son sobre los nombres de las calles y plazas de Zárate, habla más que nada en el origen de la nomenclatura. Y determinar como el nombre de calles responde a determinadas ideologías. Es un trabajo muy trabajado en las escuelas que me ha obligado a sacar una segunda edición. Otro libro fue el paso de Sarmiento por nuestra ciudad, que me llevó a investigar, interiorizarme mucho en la historia local. Luego hice otro que va desde los orígenes de Zárate hasta el año 2000 que pretende dar una nueva visión e incorporar una parte de la que otros autores no tomaron en cuenta por la razón de la imposibilidad de que fueron escritas hasta principios del Siglo XX entonces nadie reconstruyó desde esa parte hasta el presente y ese fue mi proyecto de trabajo.

¿Qué trabajos realiza actualmente?Actualmente estoy trabajando sobre las islas del delta que no es exactamente historial local, sino que se trata de una franja significativa desde San Fernando hasta Diamante y es muy interesante abordarlo. Hace tres años que presido la Asociación Cultural Sanmartiniana de Zárate que nos acompaña un grupo de personas muy valiosas y tratamos de llevar adelante esta entidad que tiene más de 60 años en nuestra ciudad, intentado de difundir los ideales de San Martín que han girado en torno a la libertad, de una construcción latinoamericana y el ejemplo de él mismo como un militar y político de un enorme desprendimiento, una persona carente de ambiciones personales que estuvo dispuesto a dar todo sin esperar nada y creo que ese es un gran mensaje que nos deja a nuestra sociedad.

¿Cuál es el próximo objetivo que tiene en su vida?Tratar de terminar esta tesis que lleva mucho tiempo, dedicación, esfuerzo y trabajo. La investigación implica recopilar datos y es un proceso que lleva muchísimo tiempo, un relevamiento bibliográfico respecto al tema que uno elige, otro documental que hay en distintos archivos. Y después al tener todas las herramientas es armar lo que uno quiere decir y por último es la redacción. No tengo una fecha límite pero uno trata de sacarlo lo más rápido posible.

De esta manera recoerrimos la historia de vida del historiador zarateño Sergio Robles y realizando un breve repaso podemos decir que es destacado por su labor en el museo de la Quinta Jovita. Actualmente es docente es escuelas de nivel medio en la escuela tecnica nº 3 y en la escuela secundaria nº 4 (ex colegio nacional) en el nivel terciario en el profesorado de educación primaria en el Instituto 120 y en el instituto 116 (que funciona en el colegio Normal de Campana) y en el Instituto Armonía en la carrera de relaciones públicas. Paralelamente continúa con sus investigaciones. Además de presidir la Asociación Cultural San Martiniana desde hace tres años y también supo estar al frente de la Sociedad Argentina de Escritores filial Zárate.
Ha reflejado la historia de la ciudad en distintas ediciones de sus libros qeu pueden conseguirse tanto en las bibliotecas como en el museo de la Quinta Jovita y escuelas.
Quedan muchos objetivos por delante y el tiempo será el testigo de la realización de todos ellos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Publicar un comentario