jueves, mayo 24

Un espectaculo con historia, danza y homenaje...otra cara de la Historia

Maximiliano Guerra presentó en la ciudad "Iván el Terrible", su nuevo espectáculo


Impactante. Emotivo. En vuelo año a año hacia la consolidación de esa búsqueda de la excelencia que cada bailarín integrante del Ballet Mercosur muestra en cada arabesco, en cada expresión, en cada elevación, en cada una de las piruetas realizadas con una técnica que habla del profesionalismo, el trabajo sin descanso y el compromiso en el escenario, no sólo de Maximiliano Guerra sino de todos y cada uno de los bailarines.
El Teatro Municipal, con cada una de sus butacas ocupadas, le dio a este espectáculo el marco de público y aplausos que sin lugar a dudas se merecen. La luz exacta, el vestuario sencillo, pero elegante, sin estridencias, el sonido que llenaba uno a uno todos los rincones de la sala, hizo que en más de una oportunidad, muchos espectadores se enjugaran una lágrima, resultado de la emoción que provocaba lo que se desarrollaba en el escenario.
Este año, el tercero que nos visitan en forma consecutiva, el espectáculo estuvo dividido en dos partes, diferentes una de otra en todos los sentidos. La primera se denominó "Hotel de Inmigrantes" y es un homenaje a nuestros abuelos inmigrantes. Durante el desarrollo de la misma, aparecieron en escena los típicos personajes que marcaron las historias de todos los que, de una u otra manera bajamos de los barcos; sucediéndose el italiano, la galleguita, la fábrica, el puerto, el hotel, todos personajes que caracterizan una época de nuestro país. La fusión lógica de todo esto es, sin lugar a dudas, el tango, la milonga, ese 2x4 sobre el que confluyeron todos para elaborar la identidad de un país que abrió las puertas a todos.
Un homenaje que nos reconcilia con la cultura, nos pone frente a compadritos, cuchilleros, que forman parte de bagaje de tradiciones.
La segunda parte de este espectáculo está basada en la historia de Iván El Terrible, el zar ruso recordado por su violencia. Sin embargo Guerra logra mostrar una época, a través de la música y de la danza clásica, con apenas algunos ribetes más contemporáneos, los que se fusionan con pases de actuaci'97n que logran conmover al espectador con el relato, perfectamente claro para cualquier espectador.
"Tuve a mi pueblo conmigo, abracé el amor y a mis hijos. Tuve amigos fraternos y enemigos muy fuertes", rescata de palabras del propio zar, Guerra en el programa, para así darle la visión humana, de conflicto y dolor que también atraviesa el alma y el cuerpo de Iván El Terrible.
Más de veinte minutos de pie toda la sala, aplaudiendo sin cesar, el mejor homenaje a un artista con mayúsculas que sigue buscando, que sigue aprendiendo y que, cada año nos deleita con un espectáculo que supera al anterior y nos llena el alma de caricias. Maximiliano Guerra junto al Ballet del Mercosur, superaron las expectativas del espectador más exigente, simplemente porque ponen el alma en los pies y el corazón vuela hacia la excelencia de la danza.
Fuente: http://www.lavozdelpueblo.com.ar/

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Publicar un comentario