martes, diciembre 15

La casa de los Sarratea y Santiago Liniers

Una casa y una familia con historia

La casa colonial fue construida a fines del siglo XVIII por Don Manuel de Sarratea, suegro de Santiago de Liniers, quien se casó con Martina de Sarratea y Altolaguirre. Se destaca en los anales históricos porque ahí se firmó el rendimiento de la primera Invasión Inglesa. En 1869, su bisnieto, Don Ángel de Estrada, creó la empresa que se convertiría en el ícono Editorial Estrada, primero como una “Fundición de tipos para imprenta”, sobre la calle Belgrano al 200.

En 1878, la empresa se trasladó al viejo solar familiar de la calle Bolívar, donde iniciaron sus actividades de importación de papeles de imprenta, artículos de papelería y de escritorio (incluyendo las conocidas marcas Rivadavia, El Arte, Belgrano, América, La Pampa y El Nene), y la publicación de materiales didácticos “con el fin de servir las necesidades específicas de la enseñanza y de la cultura de nuestro país”, según la “Historia” de la institución (ver fuentes, debajo).
Tomás Estrada, descendiente del héroe de las Invasiones Inglesas


Ángel de Estrada era uno de los titanes de la industria y economía del fin del siglo XIX, y participó en las instituciones sociales y bancarias que se fueron creando en el país en esa época clave; formó parte del directorio fundador del Banco de la Nación Argentina, fue miembro fundador de la Sociedad Rural Argentina y parte del primer Consejo General de Educación que presidió Sarmiento y participó en reglamentar la primera Ley de Educación Común de 1875. Fue condecorado por el Gobierno nacional y el Vaticano, antes de fallecer en 1918, heredado por sus dos hijos que mantuvieron la tradición de letras y negocio detrás de la famosa marca Estrada.

Escribió Manuel Mujica Láinez en la revista Hogar: “Pocas habitaciones hay en Buenos Aires tan densas de histórico señorío y de acogedora intimidad como ésta que rodea la biblioteca de los Estrada. Sus dueños actuales me han contado que su padre la trasladó intacta de la casona solariega de la calle Bolívar, que alberga hoy la editorial fundada por don Ángel, y que vio nacer y formarse a un grupo de hombres de trascendente gravitación en el florecer de nuestro pensamiento”.

Tomás Estrada, bisnieto del fundador, cuenta que a lo largo de los años la casona colonial fue utilizada como oficinas administrativas, imprenta y depósito, hasta que el directorio de la empresa decidió arreglarla en 1984 porque estaba “destruida adentro”. Invirtieron más de cien mil dólares para recuperar y restaurar el inmueble con el asesoramiento y la ayuda del arquitecto José María Peña y su equipo.

Dice Estrada que demolieron todo lo que estaba fuera de época, remplazaron pisos, puertas, ventanas y techos. Aclara que gran parte de la casa actual no es original, pero el trabajo de recuperación respetó el estilo y los materiales de la arquitectura original. A partir de ese momento la casa se utilizaba para funciones privadas y actividades culturales, incluyendo muestras y visitas escolares, muchas veces en colaboración con el Instituto Histórico.

Según Estrada, tienen intención de participar en el Bicentenario con actividades culturales, aún si la compra no se termina de negociar, pero afirma que “es una lucha impresionante hacer esto. La casa tiene que ser patrimonio de la Ciudad, forma parte de la poca historia que nos queda pero parece que a la gente no le interesa conservarla”.

Hoy la casa y su patio interno —ambos en gran parte vacíos— respiran el aire de un pasado dormido, quedado en las tinieblas del olvido y la invisibilidad. Como tantos otros espacios del Casco Histórico, aquí pisaron y vivieron figuras que son hitos en la formación del país y de la cultura e identidad argentina. Vale la pena plantearse la pregunta: Si es tan difícil valorar la historia, ¿cómo se puede conocer el presente o hablar de construir el futuro?
La capitulación de Beresford a Liniers

La capitulación de Beresford a Liniers

Momento clave en la creación de una identidad argentina

Santiago Liniers de Bremond era un capitán de fragata de origen francés que se transformó en héroe de la defensa y reconquista de Buenos Aires, en gran parte porque supo aprovechar el creciente sentimiento de identidad autónoma en la diversa población de Buenos Aires. La victoria de las milicias improvisadas, integradas por criollos, negros y españoles, además de la activa participación de los habitantes, fue un paso importante en la construcción de una identidad nacional propia.

Según la publicación Cronista Mayor de Buenos Aires, “Las Invasiones Inglesas marcan un punto de partida en cuanto a la transformación de la sociedad colonial y es aquí cuando comenzará a plantearse la posibilidad de ruptura con la metrópoli (…). La reconquista y defensa fue responsabilidad y mérito de los habitantes de la ciudad y no de la corona española. Los criollos, como parte fundamental de las fuerzas que defienden la ciudad, se reconocen a sí mismos como grupo y a partir de los hechos toman conciencia de su potencial fuerza autónoma y de un profundo sentimiento de libertad”.

—Catherine Mariko Black

Fuentes: “Historia de una institución que es orgullo de nuestra industria editorial”, Revista Veritas, Buenos Aires, 30/5/1963

Invasiones Inglesas al Río de la Plata, Dirección General Instituto Histórico, GCBA, 2008

Cronista Mayor de Buenos Aires, Núm. 58, Julio 2007

Quien era Manuel Sarratea?

Nació en Buenos Aires el 11 de Agosto de 1774. Fueron sus padres don Martín y doña Tomasa de Altolaguirre. Estudió en España, en el Colegio Vergara de Madrid, ciudad en la que permaneció varios años. Vuelto a Buenos Aires, el movimiento revolucionario de 1810 lo llevó a ocupar diversos cargos de responsabilidad, especialmente en la esfera diplomática. Cumplió su primer misión ante la Corte portuguesa de Río de Janeiro. En 1811 Integró el primer Triunvirato junto con Paso y Chiclana y, en 1812, en carácter de presidente de este cuerpo, fue designado General en jefe del ejército patriota que operaba contra los realistas de la Banda Oriental. Tuvo a su cargo el segundo sitio de Montevideo, que abandonó “cuando las circunstancias lo exigieron”, sin tener en cuenta la situación de intereses de los orientales, acaudillados por Artigas.
En 1814 marchó a Londres en misión diplomática y en España mantuvo conversaciones encaminadas a establecer una monarquía constitucional en el Río de la Plata. En 1817, el Director Pueyrredón lo nombró secretario de Gobierno y Relaciones Exteriores. El 16 de Febrero de 1820, después de la batalla de Cepeda que dio por tierra con el gobierno nacional encarnado en el Directorio, fue designado Gobernador y Capitán General de la provincia de Buenos Aires, con carácter provisional. En representación de su provincia firmó el Tratado del Pilar con los caudillos federales Estanislao López, de Santa Fe y Francisco Ramírez, de Entre Ríos. Tal actitud condescendiente, e incluso de cierta dependencia, frente a los caudillos, terminó por crear en Buenos Aires un ambiente tan hostil, que se vio obligado a renunciar y marchar a Entre Ríos, donde se radicó. En 1826, el Presidente Rivadavia lo envió a Inglaterra en misión diplomática. En 1839 se desempeñó como enviado extraordinario ante la Corte brasileña de Río y luego ante el gobierno de Francia, donde falleció -en Limoges- el 21 de Septiembre de 1849.


Un Dato a tener en cuenta

La familia Sarratea llega a la zona del Rio Lujan provenientes de la Plata y  ahi instalan. quien mas vivió alli fue otro  Manuel Sarratea  hijo del anterior Manuel? quien se caso con Josefina Marín.
Y dejaron tres hijos Rómulo casado con Carolina Santinelli, Raúl, y Roberto, estos últimos solteros.
Con los años poseyeron campos propios, dedicándose principalmente a explotar tambos, y mas tarde invernadas, sus propiedades aun hoy siguen en poder de sus descendientes.Con la construcción del ferrocarril en la década del setenta del siglo diecinueve , llegan a esta zona provenientes de la pcia de Santa fe, las familias Belelli , y Mezzelani.
Don Felipe Mezzelani es de los típicos inmigrantes que trabajo en las tierras de Coletta , el contrajo matrimonio con Teresa Belelli , y de este matrimonio nacen los siguientes hijos Julio casado con Graciana Sarratea , ( hermana de Manuel mencionado anteriormente) , Tomas casado con Josefa Lascano , Aída casada con Manuel Morales , Maria Casada con Tomas Muracca , Adelina casada con Víctor Maro , Rodolfo casado con Sofía Esparza , y José Luís con Delia Serafina Dallera.

Otra de las tradicionales familias es la de un decendiente de Octavio Gigena , llamado Teofilo Gigena , y Tomasa Lavallen, cuyos hijos fueron Nepomuceno , Nacianceno , Ermecendo , y Hermenegildo , esta familia también data de finales del siglo IXX, y vivian a casi cinco kilómetros de panamericana por ruta 4,el campo en que vivian era herencia de Doña Tomasa , cuyo padre era Santiago Lavallen.

Fuente http://www.encampana.com/
José Eduardo Bolzán

1 comentario:

  1. Hay un error en este artículo paso a decir: Martín de Sarratea y Altolaguirre, era el suegro de Liniers y padre de Martina su mujer. Manuel de Sarratea, hijo de aquél, era su cuñado, morenista, al que Mariano Moreno encomendó fusilar a su pariente, hecho que no cumplió por razones obvias, realizando esta ejecución finalmente Juan Jose Castelli, acompañado por Domingo French. Pablo Etchevehere

    ResponderEliminar