domingo, octubre 4

Los Anchorena -2-

Pero no nos ajustaríamos del todo a la verdad si hablásemos solamente de la fortuna de los Anchorena. Interesa señalar que hasta la cuarta y quinta generación, la familia no hacía ostentación de su riqueza. Ordenados, prudentes en el manejo de los bienes, con una vida cotidiana más bien ascética, en la que la conducta estaba regida por un ferviente catolicismo y una laboriosa atención de los asuntos familiares y los negocios particulares, los Anchorena no tuvieron 'personajes novelescos' -como en tantos casos de la aristocracia europea- hasta la década del '80. Hasta ese momento, dice Carretero, habían 'acumulado' fortuna. Empezaron a gastarla cuando se instauró la costumbre de viajar a Europa, donde se daban el lujo de prestar dinero a un príncipe español o a un noble francés. El primer dandy de los Anchorena, en la década del '80, fue Fabián Gómez y Anchorena, nieto de Mariano Nicolás. Hasta su aparición -cuenta Sebreli- no había habido excentricidades ni amor romántico, porque el amor en la familia se había reducido al matrimonio con pares de la misma clase social


Pero Fabián -quien se había criado con su abuela materna, doña Estanislada, viuda de Nicolás de Anchorena- cedió al desenfreno cuando a los 19 años se enamoró de una cantante de ópera mucho mayor que él, Josefina Gavotti, de 40 años. A pesar de la oposición de su abuela, Fabián logró casarse en la parroquia de la Merced, con la bendición -obligada- del padre Bazán. Y cosas de una época -que se parecen a un folletín de Hollywood- doña Estanislada lo mandó encarcelar en plena luna de miel.

Fabián logró salir de la cárcel y viajó a Florencia con su mujer, pero antes de que finalizara 1870 se enteró de que había sido engañado por la cantante, quien había estado casada previamente con un personaje de apellido Fiori y él mismo consiguió la anulación papal de su matrimonio.

Solo, en Europa, comenzaron sus verdaderas andanzas de dandy: según Sebreli, su fortuna en aquel entonces, superaba los setenta millones de pesos de la época.
A la muerte de su abuela, se negó a destinar parte de la herencia a la Iglesia, prefiriendo fuese a parar a un hospital o al asilo de mendigos. En 1874 se vinculó en París con la nobleza española exiliada y se hizo amigo de Alfonso XII, también afecto a las diversiones. Cuando Alfonso fue nombrado rey, Fabián -quien había ayudado a la causa alfonsinista con un cheque en blanco- obtuvo un título de conde. Son muchas las anécdotas que se cuentan de este personaje excéntrico, que llegó a casarse con una marquesa madrileña, Catalina de Henestrosa, de quien enviudó. Por ejemplo, se cuenta que desde su yate, durante las fiestas, arrojaba la vajilla de oro al mar, o que en Madrid, institucionalizó la limosna, a tal punto que los mendigos acudían a una oficina a cobrar un jornal.

Amigo del Príncipe de Orange, pretendiente al trono de Holanda, se cuenta que en una ocasión dio una fiesta al príncipe con 22 platos para fiambres preparados por un cocinero ruso. Sin embargo, tanta fastuosidad no logró sobrevivir a la crisis de los '90. El más notorio transgresor de los varones Anchorena del siglo pasado terminó su vida triste y oscura, lisiado, en un pueblito de Santiago del Estero, donde murió en 1918.

También a partir de la cuarta y quinta generación se levantan en Buenos Aires los famosos palacios Anchorena que se construyen sobre el modelo del 'petit hotel' francés. Fundadores del barrio Norte -en un comienzo sus casas ocupaban la actual zona de la city porteña, en las calles San Martín, Reconquista y Corrientes, los palacios más espectaculares se levantaron frente a la Plaza San Martín. En Maipú y Arenales se construyó en 1904 uno de estilo de estado francés, que Nicolás Hugo Anchorena y su mujer Mercedes Castellanos regalaron a su propia hija Matilde en ocasión de su boda con Carlos Ortiz Basualdo. El palacio se conservó hasta 1969, en que fue demolido. Hasta los últimos días vivieron allí los Verstraeten Anchorena, hijos del segundo matrimonio de Matilde.

En 1906 comenzó a levantarse el segundo el palacio Paz Anchorena, también en Plaza San Martín, cuando Aarón Anchorena se casó con Zelmira Paz, propiedad que luego fue adquirida por el Círculo Militar.
Terminado en 1908 costó 4.500.000 pesos. Proyectado en Francia por el arquitecto Sortais e inspirado en el palacio del Louvre, los detalles interiores de boisserie tallada, pintada al laqué y oro son, entre otros tantos similares, memorables. En los momentos de mayor apogeo, el palacio Paz Anchorena llegó a tener sesenta personas para servir comidas de diez platos con sus consiguientes vinos.

Otro palacio Anchorena, situado en Arenales, Esmeralda y Basavilbaso, vivienda de los tres hermanos de Matilde: Aarón, Emilio y Enrique, de reminiscencias ligeramente neobarrocas y exquisitos detalles en la construcción y decoración, fue adquirido en 1936 por el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Las primeras décadas de este siglo pusieron en escena a dos personajes de la familia Anchorena unidos por el apellido y separados -ostensiblemente- por su conducta. Uno de ellos bien podría ser considerado -como dice Sebreli- un play boy de los años locos. Se trata de Aarón, nieto de don Nicolás Anchorena, quien vivió buena parte de su vida en París, recorriendo Europa. Destacado militante de los primeros y deportivos viajes en globo.

En 1907 trajo a Buenos Aires el primero al que bautizó el Pampero y estrenó con Jorge Newbery un 25 de diciembre. Con el Pampero bajó Aarón en la barra de San Juan, en el Uruguay, a 25 kilómetros de la Colonia del Sacramento. Allí hizo construir al año siguiente una de las estancias más espléndidas de ambas orillas, conocida como 'El Vaticano', con 60 dormitorios y treinta cuartos de baño. Fue legada por Aarón al gobierno uruguayo para, según se dijo, no dejársela a sus herederos.

Revista Noticias, 2 de enero de 1994. Investigación: Camilo Aldao, Alex Millberg, Silvana Iglesias y Gabriela Grosso.

7 comentarios:

  1. hola... ¿como estas? me llamo Emanuel Franco. estudiante de Historia de la Arquitectura...particularmente me interese en un mito argentino, El conocido pleito Anchorena - Kavanagh..pero para desmentirlo o no, solo me hace falta un detalle decisivo, y es la fecha de defuncion de Mercedes Castellanos de Anchorena.. espero q me puedas otorgar algun dato al respecto, desde ya. muchas gracias.

    ResponderEliminar
  2. Mercedes Castellanos de la Iglesia (1840-1920) casada con Nicolás Hugo Anchorena (1828-1884)

    ResponderEliminar
  3. Mercedes Castellanos de la Iglesia (1840-1920) casada con Nicolás Hugo Anchorena (1828-1884)

    ResponderEliminar
  4. Que curioso que aquellos que "pertenecen" a la clase alta se dirijan hacia sus familiares de una manera particular...podrán observar que ninguno dice "mi mamá, mi papá, mi abuelo" sino que los nombran directamente como " mamá, papá, abuelo"
    Es gracioso, pero hablando con varios y escuchando o quizas leyendo sus relatos he observado esa particularidad...Cuando papá vendió la casa(...) (...) Mamá lee la revista Hola! desde chica (...) En casa de abuelo se come a las 20 hs.
    Observen y me darán la razon...jajajaj
    Un abrazo y excelente blog, es interesantisimo!
    Siempre me llama mucho la atencion las formas de expresión de las diversas clases sociales, debe haber otras curiosidades como el decir colorado en vez de rojo, que si alguien conoce algunas mas me interesa conocer.
    Muy atte.

    Lorenzo Colombo
    25 años - Rosario

    ResponderEliminar
  5. Una cantidad importante de datos incorrectos que llevan a confusión, más si se trata de una página "casi histórica" y no de opinión. Revisen fechas, nombres.

    Atte.

    Anon

    ResponderEliminar
  6. Hola Te estoy escribiendo desde Quito Ecuador. Es apasionante la genealogía. La historia citada anteriormente no es nada nueva... ¿el despilfarro de algún miembro de la familia siempre acaba por desmembrar, la misma, así como los bienes.
    El pasear por Bs. As. se torna como en un cuento de hadas, ¡que edificaciónes! felizmente Uds. lo han podido preservar al transcurrir del tiempo.

    Muy interesante tu blog. ¡GRACIAS!

    ResponderEliminar
  7. hola mi nombre es marcos,quiro decir que poseo una hermosa medalla del año1916 en oportunidad de la consagacion de la iglesia del smo sacramento labrada y dedicada especialmente a la sra mercedes castellano de anchorena.por lo que solicito si me pueden alludar a que algun hijo o ñeto se contacte conmigo para concertar una restitucion de esta hrmosa reliquia familiar para tal fin dejo mi mail marcosgonzalez48@hotmail.com

    ResponderEliminar