jueves, noviembre 28

Árboles genealógicos que explican la vida del interesado

Imparte Club de Genealogía y Paleografía de la UAdeC
Árboles genealógicos que explican la vida del interesado
Durante la enseñanza de las herramientas paleográficas para luego entrar de lleno a la genealogía. 
 
 
martes, 26 de noviembre de 2013
La Universidad Autónoma de Coahuila va más allá de sus funciones y quiere dar más en beneficio de los interesados por descubrir, a través del estudio, lo más cercano a su propia historia, y esto tiene que ver con la genealogía, que es el estudio de la ascendencia o descendencia de una persona o familia.
Para el maestro Miguel Ángel Muñoz Borrego, instructor de esta materia, la genealogía nos explica gran parte de nuestra vida a través del pasado. Y en esto están de acuerdo sus alumnos-profesionistas Luis Rafael Briseño Rodríguez, Patricia Flores Dávila, Luis Manuel Ruiz López y Laura Pacheco de la Peña, quienes han encontrado en estas lecciones de genealogía sorpresas de la vida de sus antepasados y de los presentes.
"Nos reunimos cada 15 días y con la asesoría del maestro Miguel Ángel Muñoz, nos vamos adentrando en los conceptos de la genealogía para saber el árbol genealógico de cada quien, entra uno, pone el nombre y la fecha y a través de las redes sociales se nos da una información de lo que queremos saber"—explica Luis Manuel Ruiz-.
DOCUMENTOS QUE
SIRVEN DE BASE
Pero aquellas páginas, papeles, están llenos de símbolos, letras curvas, alteradas, alguna borrosas, otras marcadas con tinta antigua, pero que son símbolos lingüísticos a los que se trata de aclarar por ser tan antiguos… "son símbolos, fechas –dice la señora Patricia Flores Dávila— familias, historia de vida cotidiana, hay distintas formas de entrar al árbol genealógico que viene siendo las actas de nacimiento, las de matrimonio, bautismo, el acta de defunción y en las actas de matrimonio viene toda la variedad de oficios a los que se dedicaban y con muchas fechas.
La doctora Laura Pacheco de la Peña explica que la paleografía es el estudio de la letra antigua para ver una serie de detalles en las palabras que incluso a veces no coinciden con la ortografía que usamos actualmente. Y con ello saber si las personas eran mestizos, españoles. "De alguna manera en el aquí y ahora –señala la doctora—y en las investigaciones que sean de importancia para cuestiones de historia en el pasado y el presente. La importancia del pasado de mi familia y de su vida en la comunidad saltillense para saber qué desempeñaron".
ENCONTRAR SUS RAÍCES
El maestro Muñoz explica que la doctora Pacheco de la Peña descubrió a su bisabuelo don Simón de la Peña y Flores, impresor a finales del siglo XIX en Saltillo, pues era el impresor más famoso de aquella época.
Otro de los interesados, Rogelio Garza, por primera vez acude a estas clases de genealogía con motivo de explicarse el origen de los Garza y realizar el árbol genealógico junto con su señor padre y discutirlo en familia. Tras la ayuda del maestro Muñoz Borrego, Rogelio quiso perfeccionar el árbol genealógico y empezar a checar los otros apellidos.
"Te puedo decir que es interesante porque comencé desde el año 1505 nacido en España, luego el Garza que nació en España y se vino a la ciudad de México en 1550, donde se casó con una Treviño, luego de fueron a Durango y posteriormente a Monterrey.
Manifestó que la genealogía ayuda a explicar el presente… "y entre más sabes, mejor te explica cómo eres. Los Garza, primero fueron colonizadores y los siguientes como Marcelino Garza era banquero, empresario, su hijo igual del mismo nombre, mi abuelo era abogado, mi padre empresario y comerciante y yo, Rogelio Garza, comunicólogo".
LUIS RAFAEL BRISEÑO
En el caso del señor Luis Rafael Briseño, tiene datos de su apellido paterno hasta el tatarabuelo de origen potosino. Pero por parte de su mamá, los Rodríguez, estos vienen desde los primeros fundadores de Saltillo, relacionados con Diego de Montemayor y éste de origen malagueño de 1480.
Destacó que en 1563 por canon de la iglesia se empezaron a registrar en las parroquias los bautismos, matrimonios y defunciones, por ley, y sobre todo en las familias nobles hacían sus genealogías pero no toda la gente. Por lo que tengo cerca de dos mil ancestros en mi árbol, y mi interés es por los Rodríguez.
SATISFACCIONES
O DECEPCIONES
Lo cierto es que la genealogía como la heráldica ofrece satisfacciones o decepciones, pues no se sabe si viene la persona de gente mala o gente trabajadora. Y aunque uno no escoge la familia, esta disciplina es la explicación de los ancestros y sucesores.
Y en el caso de muchos de los interesados, la genealogía se convierte en un hobby o terapia y eso es bueno, porque no hay otra forma de explicarnos a nosotros mismos a través de la alegría y el conocimiento, de dónde somos, por qué nos comportamos de esa manera y a dónde vamos.
Pero lo cierto es que si usted se apellida Pacheco no necesariamente está emparentado con otra familia del mismo apellido. Nada nos une a otros entre mismos apellidos.
Por Sigifredo López Herrera


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Publicar un comentario