lunes, marzo 19

El Museo del Inmigrante cumple dos años cerrado

Todavía no tiene fecha prevista de reapertura Es el histórico edificio de Retiro, donde funcionó el hotel que recibió a la inmigración entre 1911 y 1953. En 2010 el Ministerio del Interior lo cerró al público para mudar allí oficinas y aún no lo abrió.
 
Todos los inmigrantes que llegaron entre 1911 y 1953, pasaron sus primeros días en la Argentina en el Hotel de los Inmigrantes. El imponente edificio de hormigón armado se erige en la avenida Antártida Argentina al 1300, en Retiro, justo al lado del muelle que recibió a gran parte de nuestros antepasados . Declarado Monumento Histórico Nacional en 1990, desde 1997 fue destinado como sede para el Museo del Inmigrante, dependiente de la Dirección Nacional de Migraciones. Allí se podía visitar el enorme comedor y algunas salas de servicio. Pero ya no: el museo cerró al público y sólo funciona con una muestra itinerante. Iba a ser sólo por un tiempo, pero ya pasaron dos años y no lo reabren .
“El Museo permanecerá cerrado al público, por cuestiones operativas de la Dirección Nacional de Migraciones, hasta nuevo aviso. Sin embargo la muestra itinerante está funcionando”. Este es el anuncio que aparece en el sitio de Internet de la Dirección (migraciones.gov.ar), que depende del Ministerio del Interior de la Nación.
En el museo confirmaron que el edificio está cerrado al público desde hace un par de años, porque allí se mudaron varias oficinas de Migraciones mientras refaccionan algunas edificios de la Dirección. También dijeron desconocer cuándo lo van a reabrir. Mientras tanto, el museo ofrece a instituciones su muestra itinerante, con fotos, infografías, cuadros estadísticos, líneas de tiempo y audiovisuales que recorren los 200 años de la inmigración en la Argentina .
El edificio del hotel se empezó a construir en 1906 y fue inaugurado en 1911. Fue una de las primeras obras en la Argentina que utilizó hormigón armado como sistema estructural. Es un gran rectángulo de 100 metros de largo por 26 de ancho y tiene cuatro pisos. Era parte de un complejo que incluía el desembarcadero, un hospital, un depósito de equipajes, una oficina de empleo y la dirección. Lo hicieron para recibir, orientar, alojar y ubicar a los miles de inmigrantes que llegaban al país. En el hotel, podían pasar hasta cinco días sin costo , durmiendo en alguno de los doce recintos con capacidad para 250 personas cada uno que tenía el edificio. El hotel podía recibir hasta 3.000 pasajeros .
El museo reconstruía la vida de estos inmigrantes en el hotel a través de muebles originales y objetos. Hasta hace dos años era posible visitar el enorme comedor y algunas salas de servicio de la planta baja. Además, se podía consultar la base de datos de la Dirección Nacional de Migraciones, organizada por el Centro de Estudios Migratorios Latinoamericanos (CEMLA), y obtener un “Certificado de arribo a América” del algún antepasado.
Esta base, que reúne la información de libros de desembarco, expedientes y listas de pasajeros, sigue disponible . Se la puede consultar online en www.cemla.com. Los datos que incluye son apellido y nombre del inmigrante, nacionalidad, estado civil, edad al arribar, profesión, religión, puerto de embarque, nombre del barco, fecha de llegada y, en algunos casos, cómo se componía su grupo familiar.

Fuente: Diario Clarin
Por NORA SANCHEZ

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Publicar un comentario