domingo, febrero 12

Los apellidos genoveses en Canarias: nociones previas para los estudios genealógicos

El apellido familiar los genoveses solían cambiarlo por el que denominaba al Albergo al que pertenecían, constituido por la asociación de varias familias con vistas a la realización de operaciones comerciales, reforzando sus alianzas en diversas ocasiones a través de reiterados enlaces matrimoniales.
De igual forma, dentro del albergo, las relaciones empresariales familiares no se veían mermadas. Al contar con un elevado número de descendientes dedicados a los negocios, muchas familias genovesas consiguieron establecer estrechos vínculos entre los principales centros mercantiles.
“En tiempos de Colón estas actividades estaban en manos de 149 familias agrupadas en 35 “alberghi”. Cada individuo adoptaba como apellido el nombre del albergo a que estaba afiliado, renunciando al suyo propio. Generalmente el albergo recibía el nombre de la familia coaligada más destacada, pero a veces se elegía un nombre nuevo. Así pues, puede afirmarse que las tres cuartas partes de los mercaderes, banqueros y navegantes genoveses utilizaban un nombre distinto del de su linaje verdadero. Esto supone que en la construcción de la genealogía de estos individuos tiene tanta o más importancia la mecánica onomástica de los “alberghi” que la lógica de la sangre.”
Nuevo apellido señal de adhesión al albergo
Como hemos señalado, el parentesco que no se reducía solamente al marco estricto de las relaciones familiares, sino que se ampliaba para abarcar también a otros grupos familiares que se agregaban a alguna gran familia o constituían un nuevo clan, abandonando su apellido y adoptando el nuevo en señal de adhesión.
Junto con los constituidos por las grandes familias nobiliarias, se crearon nuevos albergos procedentes de la fragmentación de clanes anteriores, o bien de la constitución de nuevos “albergi popolari”. Este fue un fenómeno bastante común en la Génova del XV, siendo su motivación fundamental la asociación de varias familias con vistas a la realización de operaciones comerciales, aunque también los constituían familias que habían inmigrado recientemente a la ciudad.
Redes de solidaridad
En uno u otro caso, la solidaridad que existía entre sus miembros constituía una estructura perfecta que facilitaba tanto la acogida del recién llegado a la ciudad o a la plaza mercantil en el exterior, como el flujo de información o la red de relaciones que permitían efectuar los negocios con mayores garantías.
De esta forma, operaba con gran perfección y amplitud el conocido mecanismo de la cadena migratoria, lo cual puede contribuir a explicar la intensa movilidad que practicaban los genoveses, ya que en cualquier parte podían hallar un punto de apoyo que les introdujese en la localidad de destino. Y el mismo sistema podía favorecer su rápida integración en la estructura social cuando el asentamiento adquiría un carácter definitivo.
El modelo de empresa que se utilizaba estaba también muy influenciado por estas redes de solidaridad. Frente al centralismo de la casa matriz florentina, el sistema genovés se basaba en la actividad de pequeñas empresas que tenían un mayor grado de flexibilidad. Se trataba de negocios individuales o sociedades de corta duración que unían a personas vinculadas por lazos de parentesco o de solidaridad.
Con actuación multiespacial, se constituían o disolvían con cierta rapidez e integraban a personas que residían en una o varias ciudades. Operaban todo tipo de mercancías y realizaban operaciones financieras de forma complementarias con el fin de facilitar los pagos entre las diversas plazas comerciales. A finales del siglo XV desarrollaron funciones bancarias.
La importancia de sus asentamientos en Andalucía y su contribución al desarrollo del tráfico atlántico les permitió intervenir con intensidad en la colonización de las islas Canarias y el comercio colonial. La mayoría de ellos controlaban sus negocios desde Andalucía, enviando familiares o factores para que residieran temporalmente en las islas.
La afluencia de otras minorías junto a la tendencia a integrarse considerablemente en la sociedad, con unos índices de avecindamiento y de enlaces matrimoniales con la población autóctona bastante elevados. Los más enriquecidos (como los Riberol, Cairasco, Viña, Ponte,..) se vincularon a la élite local y ocuparon puestos de relevancia en la administración municipal o real.
En síntesis, el albergo es una institución puramente genovesa, bastante original. Al principio -en pleno siglo XIII- constituía la reunión de todas las casas de la misma sangre en forma de alianzas familiares; pero, a principios del siglo XIV emerge otra forma de agregación, consistente en la reunión de diversas familias ligadas por estrechos vínculos matrimoniales o por meros intereses económicos. Las familias que constituyen un albergo toman el mismo apellido, las mismas enseñas y armas nobiliarias y se reconocen emparentadas entre sí. El vínculo que une estas agregaciones es más fuerte que la parentela o “parentate “, es decir más que la propia sangre. Generalmente los miembros de un albergo habitan en el mismo barrio de la ciudad de Génova, al que dan su nombre y enriquecen con bellos palacios.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Publicar un comentario