jueves, marzo 10

Sor Juana Inés de la Cruz

Analizan tres cartas de la correspondencia de Sor Juana Inés y Sor Filotea de la Cruz

Dos documentos de Sor Juana Inés de la Cruz fueron descubiertos en la Biblioteca Palafoxiana de Puebla. El primero corresponde al borrador de la respuesta a la Carta de Sor Filotea de la Cruz, escrito por Sor Juana en 1961, sobre las supuestas recriminaciones del obispo de Puebla, Manuel Fernández de Santa Cruz, así como una misiva donde la monja jerónima le informa al mismo obispo su quebrantada salud. Además, fue hallado un tercer documento: la respuesta de Fernández de Santa Cruz a Sor Juana.

Estos tres documentos, indicó la investigadora Sara Poot Herrera, darán un nuevo giro a las investigaciones relacionadas con la Décima Musa, ya que permitirá derrumbar algunos mitos en torno a su relación con los prelados. “Sin embargo, aún tenemos que profundizar en los documentos aportados por el investigador Alejandro Soriano Vallés, quien recién los publicó en su libro Sor Juana Inés de la Cruz. Doncella del verbo”, apuntó durante la conferencia El hábito sí hace a la monja que impartió ayer en la Universidad del Claustro de Sor Juana, ubicado en el Centro Histórico.

De inicio, apuntó la investigadora, estos documentos podrían demostrar una relación más cercana entre Fernández de Santa Cruz y Sor Juana, por lo que quedaría descartada aquella teoría de que fue utilizada por éste, como una forma de venganza. Sin embargo será necesario leerlos, releerlos y analiza a detalle, dijo. “Aunque estos documentos quizá no aporten nada en cuanto a la poesía de la Musa, documentalmente sí, dado que ha sido muy tergiversada su relación con los prelados”, expresó.

Otro aspecto que podría ser revisado a fondo en la vida de la Musa es su parentesco y vínculos con personajes de la época, retomar sus orígenes familiares, su relación con el mundo conventual al que perteneció casi tres décadas, y desentrañar “cómo fue que escribió en este lugar sus romances, sonetos, endechas, villancicos, loas, comedias, oraciones religiosas, silvas, liras y epigramas, combinados con la Sor Juana tornera, secretaria, portera menor, archivista y contadora”, puesto que el propio Antonio Alatorre le atribuyó un manual de contabilidad.

LA MÁS GRANDE. Durante su conferencia, Sara Poot también ser refirió a la posibilidad de analizar científicamente el esqueleto perteneciente a Sor Juana, sin embargo enfatizó que eso de ninguna manera aportará algo a su obra, si acaso la tranquilidad de muchos que desean conocer si corresponde o no.

“A 315 años de la muerte de Sor Juana se busca la identidad de sus restos, pero necesitamos retomar su obra, estudiarla y profundizar en la investigación documental, hurgar en sus raíces y genealogía. Lo importante es disfrutar de su obra, el sentido del humor de su escritura y la ironía fina que aplicó en sus letras”, señaló.

Sería imprescindible leer a Sor Juana y descubrir la mezcla de géneros y sexos que realizó. Sor Juana Inés de la Cruz no sólo fue el genio de su época, ‘el poeta’, el pilar de la poesía y la mujer que perfeccionó el lenguaje. ¿Acaso hay alguien más grande que ella?”, añadió.

Cabe señalar que los restos fueron descubiertos por el investigador Arturo Romano Pacheco el 28 de noviembre de 1978 y durante 32 años permanecieron resguardados en el Departamento de Antropología Forense de la Universidad del Claustro, hoy denominado la “osteoteca”, donde se resguardan cerca de 300 esqueletos de monjas descubiertos en dicho lugar entre 1977 y 1978.

Los restos serán enviados al Cinvestav para practicarle los exámenes de ADN que demostrarán su correspondencia con la Musa. Para ello será necesario llevar a cabo una comparación entre las muestras de los restos de Sor Juana y los de su madre, ubicados en el ex Convento de la Merced, donde yacen junto a los de sus tres medios hermanos.

“Sin embargo yo dejo los estudios para los científicos porque me interesa más la Sor Juana y sus relaciones de poder, esa interlocutora de virreyes, la política y esencialmente la escritora que tenía la capacidad de pensar en el otro utilizando el lenguaje barroco. Sin duda es la única escritora que me interesa como persona”, detalló Sara Poot.


http://www.cronica.com.mx/

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Publicar un comentario